La carga social y emocional de los temas sexuales junto con la
vergüenza y el pudor hacen que los hombres no consulten al médico sus
problemas de erección y, de atreverse, maquillen los síntomas y la
gravedad de los mismos.
I Curso On Line de Comunicación Paciente-Médico ofrece una
formación práctica con recomendaciones y trucos para iniciar la
conversación con el médico.
Los vídeos se podrán consultar en Youtube, alojados en el canal
Lilly Men’s Health, bajo el nombre de “Salud sexual: cómo hablar con
tu médico sobre problemas sexuales”
El anonimato que proporciona Internet lo convierte en uno de los
medios más utilizados por los hombres para buscar información sobre
problemas de salud sexual.

La disfunción eréctil es un problema de salud que afecta en España a
cerca de dos millones de hombres, pero sólo el 10% es capaz de
abordar esta cuestión delante de su médico en la consulta. La
realidad es que, debido a la enorme carga cultural y emocional que
conlleva la vida sexual de las personas, la disfunción eréctil se
encuentra infradiagnosticada y es asumida en solitario. Con el
objetivo de paliar esta situación, Lilly ha puesto en marcha el I
Curso On Line de Comunicación Paciente-Médico.
El I Curso On Line de Comunicación Paciente-Médico consta de tres
videos en los que un experto en comunicación ofrece una serie de
recomendaciones que ayudan al paciente a salir de la consulta con dos
objetivos cumplidos: que le haya dicho aquello que le quería explicar
y que el médico le haya entendido perfectamente.
Para la realización del Curso On Line se ha contado con la ayuda de
médicos expertos en el tema, como el Dr. Ignacio Moncada, presidente
de la Asociación Española para la Salud Sexual (AESS) y el Dr. Luis
García Giralda, médico de familia y miembro del Grupo de Apoyo a la
Salud Sexual en Atención Primaria.
Los vídeos se podrán consultar en Youtube, alojados en el canal Lilly
Men’s Health, bajo el nombre de “Salud sexual: cómo hablar con tu
médico sobre problemas sexuales”. Actualmente, Internet es uno de los
medios más consultados a la hora de buscar información sobre
problemas de salud sexual, debido al anonimato que proporciona a los
pacientes. De ahí que el Curso On Line se haya desarrollado en
formato digital para ser consultado desde cualquier lugar con
absoluta privacidad.

Lenguaje sencillo y claro

La visita al médico no deja de ser un proceso de comunicación
interpersonal, en el que es básico que el paciente sepa comunicar
correctamente su problema de salud. Una buena comunicación permitirá
al médico tener un mayor conocimiento de la patología de sufre el
paciente, lo que a su vez le facilitará la toma de decisiones de cara
a ofrecer la mejor atención posible.
La primera recomendación que se ofrece a quien tenga síntomas de
disfunción eréctil es que utilice un lenguaje sencillo y claro. Es
mejor utilizar palabras con las que la persona se sienta cómoda, e
incluso recurrir a expresiones que al médico le darán pistas como:
“Doctor, quiero hablar de lo que me pasa en la cama”. Como explica
el Dr. Giralda, si alguien está acostumbrado a abordar este tema y
tratarlo con naturalidad son los médicos. “La disfunción eréctil es
bastante frecuente en Atención Primaria. Cuatro de cada diez varones
que van a consulta por cualquier motivo salud, tienen disfunción
eréctil”.

La disfunción eréctil, un problema más de salud

Los problemas de erección pueden tener causas de tipo psicológico
-como el estrés o la ansiedad- y otras -hasta en el 80% de los casos-
de tipo orgánico o físico. Sufrir diabetes, hipertensión, colesterol
pueden alertar al médico de que se padezca también disfunción
eréctil. Por ello, se recomienda a los pacientes que enmarquen su
problema de salud sexual dentro de la salud en general,
relacionándolo con otros síntomas como el cansancio o el estrés. Se
puede decir, por ejemplo, “Doctor, creo que necesito revisarme la
tensión arterial” o “Me gustaría hacerme un análisis de colesterol,
porque creo que esto puede influir en mi vida sexual”.
Otro ‘truco’ es llevar información que el paciente haya recabado
sobre disfunción eréctil, como la que ofrece la página web
www.problemasdeereccion.com, avalada por AESS. Imprimir la
información y llevársela al médico indicándole que tiene síntomas que
se recogen en ella es un ‘trampolín’ para explicar el paciente que
está preocupado y que quiere comentarlo con él.

Involucrar a la pareja

Las mujeres suelen sentirse más cómplices al tratar temas sexuales,
especialmente cuando su pareja sufre disfunción eréctil porque las
relaciones sexuales terminan resintiéndose y ella pasa a ser parte
afectada.
Por ello, ante los primeros síntomas hay que hablar con la pareja y
buscar su ayuda. Incluso apoyarse en ella durante la consulta con el
médico: “Di lo que nos pasa, en plural” o “Me ha dicho mi mujer que
tengo que hablarle de un problema que tengo en la cama”. En este
sentido, los especialistas siempre recomiendan abordar los problemas
de disfunción eréctil junto con la pareja, acompañándoles durante
todo el proceso.

Ser sincero

Un error que se suele cometer a la hora de hablar sobre problemas de
salud sexual es no contar toda la realidad o contarla a medias. La
verg

enza y la timidez llevan a maquillar los síntomas y la gravedad
de los mismos. La consecuencia de esta mala comunicación se plasma en
una transmisión incompleta y a veces incorrecta de información por
parte del paciente al médico, quien en consecuencia no le podrá
ayudar correctamente. “Nos ayuda mucho la sinceridad del propio
paciente. Que él nos cuente cuál es la realidad, cómo se encuentra,
qué problemas tiene, cuándo los tiene y cómo le afecta”, explica el
Dr. Moncada.