León, (EFE).- La anorgasmia, o incapacidad de alcanzar el orgasmo, es el primer problema de índole sexual de las mujeres españolas, con un cincuenta por ciento de los casos de disfunción, mientras que, con un porcentaje idéntico, la disfunción eréctil es el problema sexual más frecuente entre los hombres. Así lo ha asegurado hoy, en una rueda de prensa celebrada en León, Miren Larrazábal, presidenta del Comité Científico del X Congreso Español de Sexología, que tendrá lugar en esta ciudad entre los próximos 17 y 20 de abril con una previsión de asistencia de más de quinientos expertos.

Entre las mujeres, el segundo problema sexual más frecuente es el vaginismo y el dolor coital, con un veintinueve por ciento de los casos de disfunciones, mientras que, en el colectivo masculino, se trata de la eyaculación precoz, con un 34 por ciento. Larrazábal ha señalado que, a pesar de los avances experimentados en el seno de la sociedad española durante las últimas décadas, en torno a un cuarenta por ciento de españoles con problemas en su salud sexual se muestra aún reticente a acudir a un especialista sexólogo. A pesar de estos datos, esta experta ha puntualizado que los españoles aseguran, según las últimas encuestas, gozar de una salud sexual "excelente", ya que el 90,6 de los hombres dicen estar "plenamente satisfechos" en este ámbito, mientras que este porcentaje se sitúa en el 88 en el caso de la mujeres. Los últimos avances en tratamientos hormonales para combatir el bajo deseo sexual femenino, las nuevas terapias para la disfunción eréctil y la eyaculación precoz y los problemas cotidianos de las parejas homosexuales serán algunos de los temas que se abordarán en este Congreso Nacional. Asimismo, cobrará especial protagonismo el fenómeno de la violencia de género, objeto de sendos estudios que se presentarán a lo largo del Congreso en los cuales se analiza, entre otras cuestiones, el comportamiento y las características psicológicas de las parejas en las que se producen este tipo de casos. Uno de estos informes, elaborado por la Universidad de León, constata diversas similitudes entre los rasgos psicológicos entre el maltratador y la persona maltratada, en los que, habitualmente, predominan las constantes de una personalidad dependiente y compulsiva en los dos casos, según avanzó Larrazábal. EFE