Cada año, 3.200 mujeres son diagnosticadas con cáncer de ovario en España y, en el 70 por ciento de los casos, la detección del tumor tiene lugar en fases avanzadas, lo que afecta “de forma importante” al pronóstico y evolución de la enfermedad y es el tumor más frecuente entre las españolas por detrás del de mama, colon, útero y pulmón. Así lo ha manifestado el jefe del Servicio de Ginecología Oncológica del MD Anderson Cancer Center Madrid, Javier de Santiago.

La Fundación MD Anderson Cancer Center España ha puesto en marcha la campaña de concienciación “Lo que el cáncer no puede hacer”, en colaboración con la Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario (ASACO) con el objetivo de “transmitir un mensaje positivo y de esperanza”.

El doctor De Santiago reconoce que “los esfuerzos han sido poco eficaces hasta la fecha” para la detección precoz de este cáncer, aunque confía en que, en los próximos años, se extienda el uso de marcadores genéticos y proteómicos para prevenir la enfermedad.

No obstante, la tasa de supervivencia de estas mujeres ha aumentado gracias a “la mejora de las técnicas quirúrgicas y quimioterápicas utilizadas de forma secuencial y programada desde el principio del tratamiento”, lo que posibilita eliminar total o en gran medida el rastro de la enfermedad.

Por último, el doctor ha recordado la existencia de métodos de diagnósticos “cada vez más precisos” que permiten conocer la situación y alcance de la enfermedad previamente a la cirugía, así como de fármacos que posibilitan un tratamiento “mejor dirigido a cada tipo de tumor y a cada tipo de paciente”.