SEVILLA,(EUROPA PRESS)La aplicación de las nuevas técnicas en biología molecular frente a las tradicionales de anatomía patológica "mejoran ostensiblemente la eficacia farmacológica en pacientes con tumores linfáticos, de mama e intestinales", según apuntó hoy el miembro del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Virgen Macarena y coordinador del IX Curso Nacional de esta especialidad que hoy concluye en Sevilla, Ricardo González Campora.

En declaraciones a Europa Press, el también catedrático de Anatomía Patológica de la Universidad de Sevilla explicó que el uso de estas nuevas técnicas, "que comenzaron a utilizarse hace unos cinco años, se está extendiendo progresivamente por los hospitales andaluces", lo que, según dijo, "permitirá mejorar en un gran número de pacientes la eficacia y adherencia terapéutica de los tratamientos". De igual modo, señaló que la aportación farmacológica que otorga la biología molecular –basada en el análisis e identificación de genes– "no sólo evitará que dispensamos estos fármacos a pacientes que no sean candidatos idóneos a los mismos, sino además reducir costos, ya que no esteramos dispensado un fármaco a alguien que no lo necesita". Respecto al alcance cuantitativo que estas nuevas técnicas en biología molecular –en concreto las técnicas FISH y PCR–, este experto afirmó, a modo de ejemplo, que "sólo en el Hospital Virgen Macarena tratamos una media semanal de tres cánceres de mama y un linfoma cada diez días". En concreto, González Campora detalló que la biología molecular se utiliza con fin terapéutico en los tumores intestinales y de mama, con fin pronóstico en los neuroblastomas y con un fin diagnóstico en los tumores hematológicos como las leucemias y los linfomas. En cuanto al IX Curso Nacional sobre Patología Oncológica que ha organizado por el Hospital Virgen Macarena, dicho experto destacó que en el mismo han participado desde el pasado lunes más de 200 especialistas de todo el país.