José López Torrecillas, presidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica, ha pedido al Ministerio de Sanidad un cambio de normativa que permita la renovación de los equipos que tengan más de 12 años para poder aplicar nuevas técnicas a los enfermos de cáncer.

López Torrecillas, que es presidente del comité organizador del Congreso de Oncología Radioterápica que se celebra en Barcelona hasta el próximo 28 de abril, ha dicho que pedir el cambio de estos equipos no obedece «a que existen problemas de seguridad» en cuanto a la aplicación de los tratamientos. «Lo que ocurre- ha aclarado- es que no se pueden aplicar nuevas técnicas con equipos antiguos en determinados pacientes».

En ese congreso se presentan varias novedades como una nueva técnica relativa al tratamiento de tumores cerebrales en niños, algo que no es muy frecuente, que se aplica en los casos en que no se puede extirpar totalmente el tumor y que permite tanto «controlar la enfermedad como la supervivencia del paciente».

Otra de las novedades que se presentan en el congreso es la que se refiere a los tumores de cuello de matriz. En este caso se procede a la combinación de radioterapia intersticial y externa, con lo que se logra un resultado «muy bueno» en el control de la enfermedad y en la supervivencia del paciente. López Torrecillas se ha referido también a la utilización de protones en el tratamiento del cáncer, una técnica que no existe en España pero que ya se está implantando en algunos países europeos y en Estados Unidos.

Es una técnica, según el doctor Lópoez Torrecillas, ideal para aplicar en tumores infantiles y en aquellos que estén próximos a la médula ósea, ya que actúan sobre el tumor y no tocan estructuras próximas.

Al congreso asisten unos 3.000 participantes de más de 80 países, entre los que se encuentran físicos, oncólogos, biólogos especializados en investigación oncológica, profesionales de la enfermería y técnicos de radioterapia.

El 60 % de los enfermos de cáncer son tratados con radioterapia en algún momento durante su curación, la mitad de ellos nada más ser diagnosticados y el 10 % recibe radioterapia posteriormente.

En España hay 212 aceleradores lineales para aplicar la radioterapia, es decir, 5,5 aceleradores por millón de habitante, una cifra cercana a los 6 aceleradores/millón recomendados