El consumo de fitoesteroles ayuda a disminuir un 20 por ciento la absorción de colesterol por el organismo, según ha explicado el doctor Antonio Hernández Mijares, Jefe del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Doctor Peset de Valencia, durante el Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición que se está celebrando en Salamanca. El especialista ha explicado que en los últimos años, se ha puesto de manifiesto el papel de los fitoesteroles en la bajada del alto nivel del colesterol en sangre. Según el doctor, "la absorción de colesterol se estima en un 45 por ciento de la ingesta en condiciones normales, mientras que consumiendo fitoesteroles en cantidades elevadas, esta absorción puede bajar aproximadamente al 25 por ciento".

Esto quiere decir que la absorción del colesterol se puede disminuir hasta en un 20 por ciento. Los fitosteroles son esteroles de origen vegetal, de estructura química muy parecida al colesterol. Su papel en el tratamiento de las dislipemias "consiste en que bloquean la absorción del colesterol a nivel intestinal, ya que para que el colesterol sea absorbido por la mucosa intestinal debe antes unirse a ácidos y sales biliares y formar micelas. La estructura química de los fitoesteroles es muy parecida a la del colesterol, y eso hace que ambos compuestos compitan a la hora de unirse a los ácidos biliares", ha señalado. "Cuando se administran fitoesteroles, éstos se unen a los ácidos biliares, de esta manera el colesterol no es absorbido y se excreta en las heces", ha afirmado el doctor Hernández Mijares. Los fitoesteroles están en la mayoría de las plantas. Los vegetales contienen una gran concentración de estos componentes. Existen 25 tipos diferentes de fitoesteroles, 3 de los cuales son los más utilizados: sitosterol, campesterol y estigmasterol. Sobre la ingesta recomendada diaria de estas sustancias, este experto hace hincapié en que "debe ser de 1,5 a 2 gramos al día para lograr una disminución del 10 al 15 por ciento del colesterol malo o LDLc", ha señalado. LA MORTALIDAD BAJA, LA INCIDENCIA EN AUMENTO Por otro lado, el doctor Manuel Delgado Gómez, del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de Salamanca y presidente de la Sociedad Castellano-Leonesa de Endocrinología, Diabetes y Nutrición, ha explicado que "la alta prevalencia de trastornos como diabetes y obesidad contribuyen a que la enfermedad cardiovascular continúe siendo la principal causa de mortalidad en España, de forma que representa el 32 por ciento de los fallecimientos en varones y el 44 por ciento de los fallecimientos en mujeres". Sin embargo, ha indicado que estos datos suponen "un descenso de la mortalidad por esta enfermedad, aunque el número de pacientes sigue aumentando", ha lamentado. Igualmente, ha indicado que "las tasas de ingreso hospitalario se han duplicado en los últimos años para la enfermedad cerebrovascular y se ha triplicado para la enfermedad coronaria, ocasionando más de 5 millones de estancias hospitalarias al año". Respecto al perfil del paciente con enfermedad cardiovascular, el doctor Delgado Gómez ha destacado la importancia de la presencia del conocido como síndrome metabólico en casi todos los pacientes. Así, ha señalado que se trata de "personas de edad media-alta, con sobrepeso u obesidad de cintura, pre-diabetes o diabetes establecida, hipertensión, e hiperlipemia de perfil aterogénico (triglicéridos elevados con cifras bajas de colesterol ‘bueno’)". En la actualidad, la prevalencia del síndrome metabólico en España varía del 15,5 por ciento al 19,3 por ciento en la población adulta.