Madrid, (EFE).- Las meriendas industriales -bollos, patés, batidos, galletas, lácteos o sándwiches-, contienen "demasiados" azúcares sencillos y algunas son "escasas" en hidratos de carbono complejos y ricas en grasas saturadas, según el análisis de 39 meriendas elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). En estas fechas de regreso a la rutina escolar, la OCU advierte de que este tipo de meriendas industriales deben ser consumidas de forma ocasional y, en caso de tomarlas a diario o casi a diario, es aconsejable acompañarlas de leche, pan, embutidos magros o una pieza de fruta.

La asociación opina, además, que uno de los motivos del éxito de estos productos entre los jóvenes son los ganchos publicitarios, pero ha detectado que algunos de los regalos ofrecidos no son aptos para los niños por contener piezas pequeñas. En el caso de un paté, el regalo (lata sorpresa) conlleva un riesgo elevado de corte, concluye. EFE