MADRID, (EUROPA PRESS) Entre el 18 y el 25 por ciento de los españoles, con mayor prevalencia en mujeres, sufre estreñimiento y muchos no siguen un tratamiento de fibra por molestias, según afirmó hoy la especialista de la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, la doctora Natalia López, en el marco de una reunión dirigida a farmacéuticos sobre el uso de la fibra en el tratamiento de los trastornos del tránsito intestinal.

"El estreñimiento constituye uno de los motivos más frecuentes de consulta en atención primaria. Entre las causas de su aparición se encuentra el déficit en el consumo de fibra, cuya ingesta mejora su tratamiento y evita el uso de laxantes", añadió la doctora. Acerca de la detección y posible tratamiento de esta enfermedad, la especialista comenta que "cuando el paciente acude a la consulta por problemas en el tránsito intestinal, lo primero es descartar que se trata de una enfermedad grave, la principal un cáncer de colon". "Cuando tras las pruebas correspondientes se llega al diagnóstico de un estreñimiento crónico, la primera recomendación es que sigan una serie de pautas dietéticas como son tomar abundante fruta y verdura, beber agua, realizar ejercicio, no inhibir el efecto defecatorio, fijarse una hora para ir al baño, etc. El objetivo es intentar evitar el uso de laxantes y recomendar el tratamiento con fibra", añadió. "Si el problema, es un síndrome de intestino irritable hay que valorar por qué síntoma acuden: estreñimiento, diarrea o dolor. El objetivo siempre va a ser mejorar la calidad de vida del afectado y, dependiendo de sus características y estilo de vida, se insiste más en el cambio de dieta y en el incremento de la ingesta de fibra", comentó. ‘BENEFIBRA’, SOLUCIN PARA EL ESTREÑIMIENTO SIN MOLESTIAS. Con el objetivo de reducir estos efectos y mejorar el tratamiento, Novartis Consumer Health S.A. acaba de comercializar una nueva clase de fibra, la ‘Goma Guar Parcialmente Hidrolizada (GGPH)’, ‘Benefibra’, que a diferencia de las fibras tradicionales no produce retención de gases y se tolera muy bien. "Se trata de una fibra soluble y no gelificante, características que favorecen una mayor eficacia en el control de los trastornos del intestino con un mejor perfil de tolerancia. Diversos estudios han demostrado que ‘Benefibra’ ayuda a regular el tránsito intestinal, normalizando la frecuencia de evacuación y disminuyendo la flatulencia, la distensión y el dolor abdominal", explicó la doctora. En los casos de estreñimiento, el consumo de fibra consigue acelerar el tránsito intestinal, disminuir la presión intracolónica y mejorar el dolor — puesto que la tensión de la pared intestinal es uno de los factores que lo determinan–. Además, al reducir la concentración de ácidos biliares en el intestino grueso se disminuye la actividad contráctil del colon. CAMBIOS EN LA DIETA, ORIGEN DE ESTREÑIMIENTO. En los últimos 40 años, sobre todo en los países occidentales, se ha pasado de una dieta rica en legumbres, frutas y verduras a una alimentación en la que predominan las proteínas y las grasas de origen animal, con un descenso del consumo de fibra. Este hecho explica que haya aumentado la incidencia y prevalencia de las enfermedades metabólicas y del aparato digestivo. Sin embargo, muchas personas con este tipo de trastornos abandonan el consumo de fibra por las molestias asociadas como son los gases, la flatulencia o la sensación de estómago lleno. Estreñimiento o diarrea junto con dolor abdominal son los síntomas del denominado síndrome del intestino irritable que afecta hasta un 13 por ciento de la población general. El síndrome del intestino irritable es una de las patologías digestivas más frecuentes. La cantidad diaria de fibra varía en función de la ingesta energética de cada persona, edad y sexo y en situaciones especiales como el embarazo y la lactancia. Las recomendaciones en adultos oscilan entre 30 y 35 gramos al día. El consumo actual en Europa se encuentra en aproximadamente 20 gramos por persona y día. Concretamente, en España la cifra es de 22 gramos al día. Por lo que las cantidades no se ajustan a las recomendadas. Por el contrario, en los países en vías de desarrollo el consumo de fibra se sitúa entre un 60-120 gramos al día. Benefibra (GGPH) es una innovadora fibra que pertenece al grupo de las solubles pero que presenta una característica única: no gelifica, propiedad que favorece la regulación del tránsito intestinal con un mejor perfil de tolerancia. Según los resultados de varios estudios publicados en Clínica Terapéutica y en Digestive Diseases and Sciences, Benefibra logra una normalización en el número de deposiciones regulando el ritmo intestinal. Asimismo, su ingesta ha mostrado tener una eficacia significativa en la regeneración de la flora bacteriana causada por el consumo excesivo de medicamentos o por la gastroenteritis.Benefibra está disponible en líquido, con sabor a manzana, que se puede tomar sólo o mezclado con zumo o yogur; y en polvo.