SEVILLA, (EUROPA PRESS) El vicepresidente de la Asociación Española de Artroscopia, José María Altisench, destacó hoy las potencialidades que los factores de crecimiento de las células pueden aportar en el ‘rejuvenecimiento’ de los cartílagos y tejidos, un desarrollo "que persigue como último fin evitar el implante de prótesis de cadera, rodilla y otras articulaciones". En el marco del ‘XXV Congreso de la Asociación Española de Artroscopia’, que se celebra hasta el próximo viernes en Sevilla, Altisench afirmó en declaraciones a Europa Press que en los últimos años la artroscopia "está haciendo gran hincapié en buscar la forma de salvar las articulaciones y tejidos de los pacientes, es decir, salvar el menisco y recuperar el cartílago de las articulaciones".

En este sentido, se refirió a las investigaciones que se están emprendiendo en el campo de los factores de crecimiento de las células, el potencial de la bioingeniería y, más a largo plazo, las posibilidades terapéuticas de las células madre. Al hilo de ello, subrayó que "en los que ahora mismo estamos actuando es en el poder terapéutico que ofrecen los factores de crecimiento en la regeneración cartilaginosa y de tejidos". En concreto, explicó que los factores de crecimiento que hacen que la célula vuelva a estimularse se obtienen "de la parte blanca que queda de la centrifugación de la sangre que se extrae del paciente". "Cuando hablamos de los factores de crecimiento que estimulan la célula no nos referimos a las células madre, que son otra cosa bien distinta, sino de darle a la propia célula la posibilidad de volver a rejuvenecerse y que vuelva a tener el interés de crear cartílago para reparar la lesión", aclaró. Este campo, añadió dicho experto, "está abriendo las posibilidades para que en próximos años a la artrosis se le pueda poner barreras y hablemos de que este problema tiene reparación, que no solución como tal, ya que estimular el crecimiento de la células del cartílago no es sustituirlas, puesto que entonces se hablaría de células madre". A tenor de ello, Altisench destacó a Europa Press que la Universidad de Hiroshima (Japón) "es la primera en todo el mundo que está desarrollando un sistema de parcelación de la lesión por radiofrecuencia, la cual permite delimitar mediante ondas magnéticas la lesión para que cuando introduzcamos esos factores de crecimiento no se dispersen por la articulación y vayan dirigidos al lugar que nos interesa curar". BIOINGENIERA. En cuanto a los avances en bioingeniería, enfatizó que los navegadores que se están utilizando actualmente "nos permiten saber exactamente que función biomecánica tiene cada articulación", a lo que añadió el uso de las resonancias y el TAC en la artroscopia. Según dijo, cada año se hacen en España "alrededor de un millón de artroscopias", un dato que explicó se debe en parte a que "en la consulta ya no está sólo el paciente joven que se ha roto el menisco, sino aquellas personas que acuden a la misma porque le han dicho que se tienen que implantar una prótesis pero prefiere una alternativa al implante". Por último, destacó que a este XXV Congreso, "que va dirigido a los médicos que están empezando en este campo", están asistiendo 950 traumatólogos expertos en el campo de la artroscopia.