Desde el primer instante en que un ser humano es concebido comienza a generarse en él una serie constante de cambios que resulta imparable. Sin embargo, hay edades en que estos cambios se hacen más contundentes. Es el caso de la capacidad digestiva a partir de los 65 años. Bien es cierto que este proceso no es el mismo para cada persona; en unas será más rápido que en otras en función de múltiples factores, como el haber tenido o no hábitos de vida saludable.

—Menor capacidad digestiva, entre otras cosas porque se segrega menos saliva y menos jugos gástricos. A ello hay que sumar que con frecuencia la masticación es menos efectiva porque suelen aparecer mayores problemas en las piezas dentales.
—Hay una cierta pérdida de capacidad de los sentidos del gusto y el olfato de manera que con el tiempo es más difícil encontrar el sabor y aroma de los alimentos. También puede haber alteraciones con la sensación de apetito.
—Hay una disminución la motilidad digestiva, por lo que hay más tendencia al estreñimiento.
—La absorción de nutrientes disminuye y es más fácil que haya carencias en el organismo de minerales como el hierro o el calcio.
—Las arterias pierden parte de su elasticidad y la posibilidad de hipertensión y enfermedad cardiovascular aumenta.
—Hay una tendencia marcada a perder masa muscular y a aumentar los depósitos grasos del cuerpo.
—La masa ósea disminuye de una forma notable, especialmente si hay sedentarismo. También disminuye la masa y tamaño de las vísceras.
—La tasa de filtrado renal también disminuye de manera que el organismo tiene menos capacidad de eliminar sustancias nocivas para el cuerpo.
—Hay una pérdida progresiva de agua corporal. De ahí que se diga que el envejecimiento es, en parte, un proceso deshidratación.
—Hay una menor capacidad de reacción inmunitaria frente a virus o bacterias.

Lo importante e inteligente es que ser conocedor de estos cambios hace que la persona se conciencie y pueda hablar con su médico o nutricionista para prevenir complicaciones y para mejorar su bienestar en su proceso de envejecimiento»