Las autoridades canadienses revelaron el primer caso norteamericano de gripe aviar H7N9 en un individuo que viajó recientemente a China.

La Agencia de Sanidad Pública de Canadá dijo en un comunicado que «el individuo es un residente de Columbia Británica (en la costa del Pacífico de Canadá) y no presentaba síntomas durante su viaje. Sólo se puso enfermo tras llegar a Canadá». «El individuo no requirió hospitalización y está actualmente recuperándose de su enfermedad en aislamiento autoimpuesto», añadió la institución.

La afectada, una mujer de mediana edad, regresó a Canadá procedente de China el 12 de enero y empezó a mostrar poco después síntomas de gripe, como fiebre y tos.

El director de la Agencia de Sanidad Pública de Canadá, Gregory Taylor, afirmó que la cepa H7N9 no se transmite fácilmente entre humanos. «Quiero recalcar que el riesgo a los canadienses es muy bajo porque no hay prueba de transmisión humana sostenida del H7N9.

Esta particular cepa de H7N9 no ha sido localizada en aves domésticas o silvestres en Canadá», indicó Taylor. «El virus H7N9 no es como la gripe aviar N5N1 que se transmite más fácilmente entre aves y personas y los infectados normalmente tienen una enfermedad más grave», añadió el director.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha documentado 453 casos humanos de H7N9 y 175 muertes causadas por el virus