La importancia de la vacunación en la tercera edad ocupó la atención de la primera edición de la ”Reunión Salud” que se realizó ayer en la ciudad balneario de Rímini.

Con una esperanza de vida de 80,6 años para los hombres y de 85,1 para las mujeres y el pronóstico de que en 2030 el 26,5 por ciento de la población clasificará como anciana, el sistema nacional de salud apunta a una vida más larga e incluso de mayor calidad a partir de los 60 años.

Sin embargo, si bien la vacunación contra determinadas enfermedades, en particular contra el neumococo y el herpes zoster, constituye un objetivo esencial de prevención, el sistema se enfrenta a un número bajo de personas que hacen uso de ese servicio gratuito.

Según trascendió en la conferencia sobre evolución y perspectivas de inmunización en Italia reseñada por el sitio web del evento, la Unión Europea establece el 95 por ciento como nivel óptimo de ciudadanos vacunados, aunque en Italia las inmunizaciones contra la gripe apenas llegan al 49,9 por ciento.

Esta cifra, como se explicó en la reunión, no es mucho mejor que las de otras enfermedades como el sarampión o el tétanos, cuando este último provocó 600 muertes en los últimos 10 años en el país con 405 casos reportados en mujeres mayores de 50 años.

‘No dejamos atrás a los enfermos y ancianos: evolución y perspectivas de las vacunas en el sistema nacional de salud’ fue el tema del panel formado por Roberto Bernabei, presidente de la asociación Italia Longeva y Massimo Galli, vicepresidente de la Sociedad Italiana de Enfermedades Infecciosas y Tropicales, entre otros expertos.

En su informe, Galli señaló que el progreso en el desarrollo de vacunas posibilita incluso contrarrestar enfermedades crónicas como afecciones cardíacas, virales, hepáticas, y neuropatías.

Para, Bernabei, en el bajo nivel de inmunización se evidencia la falta de información y el manejo de tesis carentes de bases científicas como la de la presunta muerte de ancianos tras ser vacunados contra la gripe, lo cual redujo el número de inmunizados.

Pero sin embargo, acotó, se silencia que el año pasado hubo casi 15 mil fallecidos por las complicaciones creadas por la enfermedad.

Ambos especialistas aseguraron que junto a un estilo de vida saludable, la vacunación constituye una herramienta esencial de prevención, un derecho y un deber de cada ciudadano.

En torno al tema hubo un dialogo final entre los defensores de la vacunación y miembros de la Coordinadora del Movimiento Italiano por la Libertad de Vacunación (Comilva) la cual sostiene que el fármaco es inútil e incluso refiere los supuestos peligros y daños que provoca a la salud.