MADRID/PALMA DE MALLORCA, (SERVIMEDIA) El geriatra de la ST Thomas NHS Foundation Trust (Londres), Finbarr Martin, lamentó hoy que existe una "carencia de información adecuada para la toma de decisiones en el tratamiento terapéutico de las personas mayores" que ingresan en las unidades geriátricas. En su intervención en el primer simposio clínico del 49 Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Martin explicó que la información "no está siempre disponible" en el momento del ingreso hospitalario, "lo cual dificulta el trabajo".

En este sentido, reconoció que las personas mayores "están cada día más dispuestas a los ensayos clínicos", lo que ha calificado de "muy importante" para la búsqueda de otros métodos que mejoren los resultados y tratamientos posteriores. Por su parte, el coordinador de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Virgen de la Salud, Jesús González, consideró que "debemos tener en cuenta la voluntad del paciente, familia, la buena práctica clínica", etcétera, elementos que "aumentan la probabilidad de acierto". "La geriatría, con su Valoración Geriátrica Integral, nos permite abordar con mayor garantía todos estos parámetros para una correcta atención del anciano al final de la vida", concluyó. Bajo el título "Regulación de la actividad telomerasa y su relación con el envejecimiento", el profesor titular del departamento de Fisiología de la Universidad de Valencia, Federico Pallardó, explicó que "los telómeros son estructuras genéticas que hay al final de los cromosomas regulados por la telomerasa. A medida que nos vamos haciendo mayores, los telómeros se van acortando", y hay una enzima llamada telomerasa "que se encarga de alargar otra vez el telómero cada vez que se acorta". Ésta podría ser, según el profesor, "una de las claves para explicar el envejecimiento y la longevidad". Se ha observado que hay poblaciones que tienen los telómeros más largos, "por ejemplo, los franceses tienen telómeros más largos que los italianos, o las mujeres más que los hombres", subrayó.