Brasilia,(EFE).- Expertos de América Latina, el Caribe y España coincidieron hoy en que en Iberoamérica hay herramientas jurídicas suficientes para garantizar la atención a los ancianos, pero faltan voluntad y recursos financieros. La II Conferencia Regional Intergubernamental sobre Envejecimiento en América Latina, clausurada hoy en Brasilia, acordó intercambiar información para coordinar la atención a los ancianos, un sector de la sociedad casi marginado y abandonado en muchos países.

La chilena Sandra Huenchuan, de la división de Población de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), recordó que los derechos de los ancianos están establecidos en el Protocolo de San Salvador, adoptado por la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1988. Sin embargo, denunció que no todos los países de la OEA cumplen con ese protocolo, que les compromete a adoptar las medidas necesarias que garanticen "una vejez digna y productiva". En la clausura intervino también la secretaria de Estado española de Servicios Sociales, Familias y Discapacidad, Amparo Valcarce, quien sostuvo que es necesario potenciar la Red Intergubernamental Iberoamérica de Cooperación Técnica en políticas sobre envejecimiento. Según Valcarce, esa red "es un importante instrumento para la cooperación entre los gobiernos y para construir y consolidar el proceso de inclusión". Recordó que también existe el Plan de Acción de Personas Mayores, aprobado en la Asamblea Mundial de Envejecimiento celebrada en Madrid, en el 2002, que traza líneas maestras de planes para atención de los ancianos. Valcarce afirmó que "el envejecimiento de la población es un fenómeno transversal que afecta a la sociedad en su concepto más amplio" y "no puede suponer una traba para la humanidad, sino más bien un logro que conlleve a nuevos retos y desafíos". Las conclusiones de este encuentro, celebrado bajo el lema "Una sociedad para todas las edades", servirán de base a la contribución regional de América Latina y el Caribe para el próximo período de sesiones de la Comisión de Desarrollo Social de las Naciones Unidas, que se celebrará en febrero próximo. EFE