MADRID, (EUROPA PRESS) La tasa de incidencia de fracturas no vertebrales por fragilidad ósea en españolas mayores de 65 es elevada, aunque al mismo nivel que los países de nuestro entorno, con 2.420 fracturas por 100.000 mujeres al año, como revela un estudio realizado por el grupo de investigadores del Estudio ECOSAP (Ecografía Osea en Atención Primaria).

Según este estudio, publicado por ‘Medicina Clínica’ y recogido por Europa Press, esa tasa supondría aproximadamente 107.000 casos anuales de este tipo de fracturas en nuestro país, con "una incidencia muy similar a las publicadas en series europeas o norteamericanas". De hecho, se estima que en esa cohorte de población anualmente 106.674 mujeres sufrirán una fractura de este tipo. De las 363 fracturas registradas a lo largo de tres años de seguimiento a 5.201 mujeres en Atención Primaria, el mayor número fueron de antebrazo, con el 36,7% del total, seguida de las de cadera (14,9%) y húmero (13,8%), con sendas tasas de incidencia de 887, 360 y 333 casos por 100.000 mujeres al años, respectivamente. Les siguen, con mucha menor incidencia, las de piernas, costillas, rotulas, pelvis, clavículas, sacro-cóccix y huesos de la mano o del pie. El 6 por ciento de las mujeres de más de 62 años (con una media de 72,3 años) analizadas sufrieron fracturas por traumatismos leves debido a la fragilidad de sus huesos derivada de la osteoporosis. en ese periodo murieron 1,9 % de las mujeres, aunque ninguna de ellas por una causa directamente relacionada con la fractura.