Los mayores siguen sosteniendo con sus ingresos muchos hogares españoles, pese a que la mitad recibe una pensión por debajo del salario mínimo interprofesional, han denunciado sindicatos y colectivos sociales.

“El envejecimiento no es un problema, pero sí puede llegar a serlo si no hay políticas adecuadas para garantizar la dignidad y el bienestar de todas las personas a lo largo de toda la vida”, han señalado una quincena de organizaciones que se han adherido a una iniciativa de la ONU en rechazo a “la discriminación por edad”.

De ahí que en su Manifiesto por los Derechos de las Personas Mayores, estos colectivos hayan pedido a los partidos un pacto político y social de Estado para garantizar el sistema público de pensiones y su sostenibilidad.

Y es que un tercio de los hogares vive gracias a las pensiones de los más ancianos de la familia, que han sufrido una pérdida de poder adquisitivo del 1,1 % en los últimos años, según CCOO.

En su informe “Observatorio Social de las Personas Mayores”, este sindicato ha recordado que la población mayor es cada vez más y vive más años, por lo que cubrir sus necesidades se debe convertir en una prioridad del modelo de bienestar.

Casi el 18 % de la población española (8.344.946 personas) tiene 65 años o más y se prevé que en 2050 llegue a los 16,45 millones, lo que se traduce en que más de la tercera parte superará entonces los 65 años, ha aseverado el PP en un manifiesto en el que rechaza cualquier marginación hacia las personas por su edad.

Uno de los colectivos más vulnerables, afectado en gran medida por situaciones de pobreza, discapacidad, enfermedad y aislamiento social.

Incluso un 15 % de las mujeres asesinadas en 2015 por violencia de género eran mayores de 65 años.

Para combatir la soledad que sufren muchos de ellos, oenegés como Cruz Roja llevan a cabo programas de ayuda a domicilio complementaria, les facilitan el acceso a nuevas tecnologías o la teleasistencia.

Asimismo, la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma) ha reclamado a la sociedad “el buen trato” a las personas de más edad.

“La imagen del mayor es una imagen castigada por la sociedad, donde hasta los cánones de belleza utilizados por la publicidad y la cultura de la imagen reflejan la juventud y el cuerpo atlético”, ha criticado Ceoma, que ha recalcado que es importante entender que “el envejecimiento forma parte de la vida”.