Móviles y tablets con pantallas, botones y tipografías más grandes, brazaletes inteligentes con cuentapasos y botón de geolocalización, dispositivos para diagnóstico móvil de salud y nuevas aplicaciones son algunos de los lanzamientos que apuntan a este segmento cada vez más activo.

En este marco, con millones de jubilados y una pirámide poblacional que tiende a achatarse y donde la población se vuelve más longeva es preciso desarrollar soluciones adaptadas a los adultos mayores que desarrollan sus habilidades de forma autodidacta o a través de programas municipales de enseñanza de tecnologías digitales con cursos y talleres, donde se implementa la «Jubilación digital».

Además, los fabricantes de dispositivos y los desarrolladores de aplicación también tienen puesta la vista en el desarrollo de nuevos productos adaptados a este, cada vez, más activo. Por ejemplo, se lanzó recientemente una versión de Tinder “para que los abuelos puedan hacer nuevos amigos y conseguir pareja”.