Uno de cada tres mayores de 70 años ingresados (un 37%) sufre algún grado de desnutrición, afectando especialmente a los que padecen algún tipo de cáncer o enfermedades del sistema circulatorio o respiratorias. Esto supone, según los expertos, que los costes hospitalarios se multiplican por dos y aumente la estancia media. Ante estos datos, Aragón pondrá en marcha a partir del próximo año un proyecto de cribado nutricional, por el que las enfermeras de los centros de salud intentarán detectar cualquier caso de desnutrición en niños y en mayores de 65 años.

La iniciativa, una de las pocas de estas características en España, ha sido presentada esta mañana en la IX Jornada Aragonesa de Nutrición, celebrada en el hospital Miguel Servet de Zaragoza. Aragón ha tomado la delantera en aplicar este cribado tras el trabajo desarrollado desde el Ministerio de Sanidad por la Alianza Mas Nutridos, en la que se ha visto la necesidad de tomar medidas.

El proyecto versará en el trabajo de la enfermería, a la que está previsto formar durante las próximas semanas sobre la puesta en marcha de este cribado. Ha sido necesario introducir una serie de parámetros de medición en el sistema informático de Atención Primaria, denominado OMI. “Ha sido más difícil de lo que en principio pensábamos por cuestiones informáticas”, ha precisado este jueves por la mañana la responsable de las jornadas y de la Unidad Funcional de Dietética y Nutrición del Miguel Servet, María Lourdes de Torres.

La preocupación se centra sobre todo en mayores, ya que según recuerdan los expertos, en las revisiones de los niños sí que existen criterios o percentiles que detectan cualquier problema nutricional. De Torres explica que se usará en un primer momento el test MNA-SF con cuestiones sencillas, como el Índice de Masa Corporal (IMC) o los hábitos de alimentación (si ha comido menos en los últimos tres meses y por qué motivo o la movilidad de la persona, por ejemplo).

Si en este primer cuestionario se detecta cualquier problema, se pasará a otro test más completo denominado MUST. Este es un instrumento de cribado de cinco pasos, diseñado para identificar a adultos malnutridos u obesos. “Si aquí se localiza un problema, el caso deberá estudiarse y remitirse al médico”, apunta la profesional.

La desnutrición en los ancianos, según hace hincapié De Torres, es un grave problema que tiene consecuencias sociales y económicas. Muchos de estos mayores tienen patologías asociadas y son enfermos crónicos que precisan ser hospitalizados en muchas ocasiones. La desnutrición relacionada con la enfermedad conlleva, recuerda De Torres, con un incremento de la morbilidad (infecciones, retraso en la consolidación de fracturas…), un aumento de las estancias hospitalarias de la tasa de reingresos e incluso de la mortalidad y los costes asociados. “La Unión Europea ya vio la necesidad hace años de intervenir en esta cuestión por las consecuencias que acarreaba”, destaca.

Precisamente, la jornada que se están celebrando en el Miguel Servet debate sobre varias cuestiones relacionadas con la desnutrición o aspectos de la alimentación. El consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, que ha inaugurado la sesión, ha elogiado “el alto interés” de los profesionales sanitarios en estudiar, detectar cuanto antes y tratar los problemas relacionados con la nutrición. En ese sentido, ha recordado que “la obesidad y la falta de ejercicio físico” son los dos “suspensos” en salud de los españoles y ha abogado por “la responsabilidad individual” para superarlos.

Se piensa que la dieta es responsable del 30% de nuestra longevidad.

¿Qué comen los japoneses centenarios? Mucho pescado, al menos 3 raciones a la semana. Los cereales integrales, verduras, soja y algas también son típicas en su dieta. Aunque hasta ahora, no se ha estudiado lo suficiente el efecto de una dieta japonesa en una población no japonesa. La que sí está ampliamente estudiada y cuenta con mayor apoyo científico es la Dieta Mediterránea para gozar de una buena salud en la edad adulta. La francesa Jeanne Louise Calment bebía vino todos los días, cocinaba con aceite de oliva y era adicta al chocolate. Así que, tenemos las herramientas perfectas e, incluso deliciosas, para convertirnos en centenarios saludables.

¿Qué nutrición tienen los ancianos camino de la centena?

En un anciano sano, los macronutrientes se mantienen prácticamente iguales. Los hidratos de carbono se mantienen, por lo general, en torno al 55% de las calorías totales, mínimo 130 gramos al día.
Las necesidades de grasa se ven reducidas, sobre todo las grasas saturadas y, por supuesto, las grasas trans, que deben ser prácticamente nulas.
Las necesidades proteicas se mantienen en 0’8g/kg/día, aunque debe vigilarse que sean proteínas de calidad y que sean organizadas de tal forma que se absorban lo mejor posible (combinar con alimentos ricos en vitamina C, consumir en las comidas, etc).
Las necesidades de fibra pueden aumentar.
Las de agua se mantienen, o pueden disminuir ligeramente, aunque la sensación de sed sea menor.
Respecto a las ingestas diarias recomendadas (IDR) de vitamina B1, B2 y B3 disminuyen ligeramente. Sin embargo, hay vitaminas que mantienen las IDR, como las B6, B9 (ácido fólico), B12, C, y E o, incluso, deben aumentarse, como la vitamina D.
En cuanto a los minerales, los hay que se mantienen en las mismas IDR, como el zinc, el yodo y el calcio. Otros varían en función del sexo, como el hierro y el magnesio, en el que las mujeres disminuyen la IDR, pero que en los hombres se mantiene.

Consejos para llegar a ser un abuelo centenario

Llegar a cumplir 100 años no es un reto imposible, sino algo muy factible dados los avances de la medicina y los conocimientos en gerontología, nutrición, etc. Sigue estos consejos y disfruta de una larga vida saludable:

-Come varias veces al día y en pequeñas cantidades, evita los atracones. Fracciona las comidas en 5 al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.
-Es fundamental mantenerse activo. Practica ejercicio físico a diario.
-Evita las prisas y el estrés, ya que aumentan el riesgo de muchas enfermedades.
-Sigue una Dieta Mediterránea, rica en frutas y verduras.
-Elige alimentos naturales, menos procesados y precocinados.
-Cultiva tu mente. El ejercicio intelectual potenciará tu salud cognitiva durante más años.

Consejos para los abuelos centenarios

Ya lo has conseguido y has soplado 100 velas en la tarta de cumpleaños. No bajes la guardia porque aún te quedan muchos años por delante:

Fracciona las comidas en cinco o más al día, y no prescindas nunca del desayuno ni de la cena. Las bajadas de azúcar que se pueden producir siempre son peligrosas.
Debido a la disminución de la sed, existe un mayor riesgo de deshidratación, por lo que es recomendable hacer atractivos los líquidos, añadiéndoles algo de sabor o color: consumir té, caldos, zumos naturales… Especialmente en épocas de calor.
Los alimentos deben ser fáciles de masticar y deglutir.
Limita la sal, azúcar, excitantes y alcohol. Añadir especias como el romero o el orégano y realizar comidas y postres lo más caseros posible.
Es muy común que el anciano sea sedentario, tenga problemas de tránsito intestinal o malestar general en este sentido. Si es así, aumenta los alimentos ricos en fibra, sobre todo los integrales, ya que aportan mayor número de minerales que siempre te va a venir bien a cualquier edad.
Elige opciones culinarias con poca grasa, como la plancha, el horno o las comidas cocidas o hervidas, y usa siempre aceite de oliva virgen.
Para suplir las necesidades de calcio son importantes los lácteos y sus derivados, así como alimentos ricos en este mineral (pescados y mariscos) o los enriquecidos.
Y además…

Es importante mantener los gustos y hábitos de la persona lo máximo posible.
A la hora de comer, cuida que el ambiente sea relajado y distendido.
Realiza comidas ligeras, sencillas y de fácil preparación.
Asegúrate de que las comidas estén en buen estado. En las personas ancianas, el sistema inmune suele estar debilitado, por lo que un microorganismo patógeno puede afectar negativamente a su salud con mayor facilidad y más fuerza.

Fuentes: heraldo.es y Nutrigen Service