MADRID, (EUROPA PRESS) El 13% de la población adulta española es obesa, lo que sitúa a España en un puesto intermedio dentro de la tabla comparativa que incluye los países europeos, colocándonos por delante de países como Francia o Alemania, según un estudio presentado hoy por el servicio de consultaría Enlightenment de TGI.

Dicho estudio realizado aproximadamente a 54.000 personas, 30.000 repartidas entre Francia, Alemania y España de forma casi igualitaria y 24.000 en Gran Bretaña, ha dejado constancia de los hábitos alimentarios de los habitantes de dichos países. Alemania es la mejor parada, pues el índice de masa corporal de sus habitantes es correcto, en casi la mitad de la población, no siendo así en Francia donde el índice de masa corporal está por debajo de la media entendida como sana, en casi un cuarto de la población. Un millón de personas en el mundo son obesos y 300 millones sufren de sobrepeso, estos datos han hecho de la obesidad un problema primordial, según la directora de TGI en Londres, Vanesa Hamilton no sólo para la sociedad, sino también para la autoridades estatales, quien están gastando mucho dinero en campañas publicitarias, según los autores del estudio. En el caso de español, casi la mitad de la población tiene problemas de sobrepeso. El estudio se ha cuestionado cuáles son lo hábitos nutricionales de los españoles, realizando una comparativa con Europa, tipo de personas que ostentan esos hábitos y qué hacen para contrarrestar la ingesta masiva de grasas. Suponiendo que la media europea sea de índice 100, el dato español más alentador, según Hamilton, es un 58 de consumo en "comida rápida", lo que sitúa a España como uno de los países europeos que menos "comida rápida" ingiere. Sin embargo, estos datos contrastan con el índice 116 en la ingesta de patatas fritas, 132 en chocolatinas o 308 de la toma de helados. Aunque datos del mismo estudio, revelan que la población española comienza a ser sensible a un cambio, de modo que se ha incrementado el consumo de las colas ligth y de los yogures bio, dietéticos y similares. Vanesa Hamilton, ve tres razones básicas que cambiaran los hábitos dietéticas en un futuro no muy lejano: una de ellas es la preocupación por la propia salud, aunque las entrevistas realizadas dentro del estudio, no catalogan a esta como la más importante para la población. Otra de las razones es el deseo de las personas de sentirse atractivo para el otro sexo, lo que conllevará un incremento en las horas de ejercicio físico, unida a esta razón vendrá la tercera, realización de dietas. DIFERENTES TIPOS DE PERSONAS PARA DIFERENTES HBITOS ALIMENTICIOS El estudio ha realizado una división de siete categorías de personas entre las cuales se reparten los hábitos alimenticios y las diferentes formas de combatir la mala nutrición. En una primera categoría se situarían los "compensadores", principalmente formada por mujeres de entre 30 y 45 años que consumen alimentos que saben no son buenos para su salud, pero que lo hacen con mucha moderación, pues no desean perder su atractivo para el sexo opuesto. Conforman el 6% de la población española. Un segundo grupo compuesto por "tradicionalistas", mujeres de edad superior a los 45 años, que no están dispuestas a cambiar sus hábitos de consumo. Los miembros de este grupo son menos receptivos a los mensajes de comida sana, no consumen comida rápida y beben mucha agua mineral. Son un total del 24% de la población. La mayoría de los hombres, comprendidos entre los 35 y los 45 años, trabajadores, se engloban en el tercer grupo, "hedonistas ajetreados", que no tienen tiempo de preparar una comida sana por lo que realizan un consumo muy alto de comida rápida. Sin embargo, se preocupan muchísimo por su salud, con lo que realizan maratonianas sesiones de gimnasio. Forman un total del 15% de la población. El cuarto grupo, denominado "dejados", suman un total del 11% de la población y hace referencia a aquella personas que no cambiaran sus hábitos alimenticios pues no poseen ninguna motivación aparente, no son nada receptivos con los mensajes de comida sana distribuidos por las autoridades y pasan horas y horas viendo televisión. Nada que ver con el quinto grupo "insaciables deportivos", un grupo liderado por hombres, "adictos" al deporte pero que son insaciables comiendo, todas las calorías que queman en el gimnasio las recuperan comiendo y bebiendo cerveza, característica de este grupo que forma un 5% de la población. El sexto grupo "consentidos responsables" que suman el 15% de la población, esta liderado por mujeres que son madres, conscientes de dar a sus hijos una alimentación sana, realizan una comidas muy saludables, sin embargo creen que deben darse algún "capricho", de modo que el chocolate o las golosinas que comprar para sus hijos, acaban siendo ingeridas por ellas. No hacen deporte y ven mucho televisión. El último grupo "resignados", son personas que comen cualquier cosa, pasan mucho tiempo viendo la televisión, no muestran interés por la comida sana y no les importa mucho como puede repercutir esta en su salud, son como norma general fumadores, no abusan de la comida rápida, afecta por igual a hombres y a mujeres que no muestran el mínimo deseo por cambiar.