OVIEDO, (EUROPA PRESS) El 43% de la población adulta del Principado de Asturias tiene problemas de sobrepeso, un 26% padece obesidad y un 11% de los niños de la región también tienen más kilos de los que debieran. Estos son sólo algunos de los datos ofrecidos en el estudio ‘La alimentación en Asturias a examen’, presentado hoy por la compañía del sector de la nutrición y dietética, NutriCare.

El doctor en medicina y cirugía Pedro Ramos, profesor de la Universidad del País Vasco y miembro del Departamento Médico de NutriCare, fue el encargado de presentar el informe y de explicar los "graves errores" que marcan la alimentación entre la población asturiana. Entre esos errores, el doctor Ramos destacó cinco especialmente. Uno de ellos pasa por el consumo de un mayor número de calorías de las necesarias. Así, comentó que Asturias consume 735,62 kilogramos o litros de alimento al año, 80 más que la media española y 142 más sobre las indicaciones de una alimentación equilibrada –593 kilos o litros de alimento–. El mayor aporte de calorías facilita, según Ramos, "la elevada incidencia de sobrepeso y obesidad en Asturias". Pero lo que es aún más grave en opinión del especialista es que suponen una de las principales causas de un gran número de enfermedades que van desde el infarto de miocardio al cáncer de colon, pasando por la diabetes o la osteoporosis. Otro de los principales errores cometidos por los asturianos a la hora de alimentarse es el elevado consumo de carne. Así cada habitante en Asturias consume 70 kilogramos de carne al año frente a los 24 aconsejados. Como consecuencia de este excesivo consumo de carne, Pedro Ramos advirtió de que los índices de colesterol y triglicéridos en la sangre se incrementan y "con ello se eleva el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares". DEMASIADA GRASA SATURADA La notable presencia de grasa saturada es otro de los aspectos destacados en el informe. Este tipo de grasa se encuentra sobre todo en los alimentos de origen animal, tales como embutidos, así como en la bollería industrial y la pastelería y los alimentos precocinados. De todo ello se recomienda un consumo esporádico, pese a lo que los asturianos consumen "10 kilogramos al año de bollería industrial". En cambio los asturianos consumen diariamente mucho menos de los 25 kilogramos de fibra necesarios, ya que toma un 65% menos de verduras y hortalizas, así como un 54% menos de legumbres. Ramos afirmó que la falta de fibra es un factor de riesgo para el estreñimiento, el cáncer de colon y el aumento de colesterol en la sangre. El último de los aspectos destacados en el estudio es la ingesta de "demasiados" azúcares simples ocultos, algo que provoca el aumento de presencia de grasa en el cuerpo que facilita el sobrepeso y la diabetes. Se trata de azúcares que se consumen sin percatarse de ello, ya que según explicó el doctor Ramos, "un vaso de refresco de cola tiene el equivalente a tres o cuatro terrones de azúcar. Como resumen del estudio, Pedro Ramos destacó que lo que se conoce como "la pirámide de la alimentación" se encuentra en el Principado ligeramente inclinada, lo que posibilita "un gran numero de enfermedades que van desde el infarto de miocardio al cáncer de colon". La solución, en opinión del experto, pasaría por corregir los citados errores de alimentación, incrementado a la mayor ingesta de alimentos y productos funcionales "es decir aquellos que incluyen en su composición una mayor presencia de nutrientes como la fibra, el calcio o la soja. De todos modos, Pedro Ramos también destacó algunos de los buenos hábitos alimenticios de los asturianos, como por ejemplo el consumo de pescados, la fruta fresca, la leche y la sal. "Todos ellos se encuentran en parámetros muy próximos a los deseados", concluyó.