MADRID, (EUROPA PRESS) Un 70 por ciento de los consumidores no reconoce los alimentos funcionales (alimentos que ofrecen beneficios para la salud) sólo por el nombre ‘alimento funcional’, pero en cuanto se les explica las propiedades saludables de estos productos, hasta un 85 por ciento dice conocerlos, aseguraron expertos en el I Seminario Internacional sobre Alimentos Funcionales, organizado recientemente por Cognis y la Universidad Complutense de Madrid.

Asimismo, un 61 por ciento los utiliza como prevención de enfermedades y un 17 por ciento como uso terapéutico, y los trastornos para los que más se demandan son los digestivos, el colesterol alto, el estreñimiento, el sobrepeso y las enfermedades cardiovasculares, entre otros, según un estudio realizado por Investiga. Por otra parte, en el mismo seminario, el técnico superior del Registro Sanitario de Alimentos de la Comunidad de Madrid, Juan Manuel Gómez Cores, abogó por la claridad y veracidad en la información que se ofrece en los envases de los alimentos funcionales y, en su intervención, aludió a la nueva normativa de la Unión Europea (UE) para la descripción de los ingredientes y propiedades de estos productos, destacando que nunca deben inducir a engaño al consumidor. Además, el profesor del Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad Autónoma de Barcelona,Emilio Fernández Peña, explicó que el uso de las páginas web para explicar con detalle las propiedades y características de los alimentos funcionales es fundamental, ya que hacen partícipes a los consumidores mediante la interactividad. Entre las deficiencias más notables en la publicidad de este tipo de productos, Fernández Peña señaló "la escasa referencia a la relación de la ingesta de éstos con una dieta sana y la redundancia entre los distintos anuncios de estos productos".