MADRID, (SERVIMEDIA) El 43% de la población española no consume las dos raciones de fruta que recomienda la Organización Mundial de la Salud, según muestran los datos recogidos en el estudio "Hábitos alimenticios de los españoles 2006", elaborado por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y Hero Nutrición.

Este informe recoge datos procedentes de más de 2.000 entrevistas, realizadas en todo el territorio estatal, a lo largo de este año. La pereza que supone pelar la fruta, la falta de tiempo y el hecho de que se trate de un producto perecedero son algunos de los factores que influyen en el descenso en su consumo, junto con los cambios demográficos y de hábitos de vida, cada vez más parecidos a los de países no mediterráneos. Según el estudio, el 24,9% de los españoles se ve obligado a comer fuera de casa entre semana, debido a su trabajo. Un factor que no obliga necesariamente a descuidar la alimentación, pero que contribuye a ser más permisivo con los excesos, por ejemplo, a la hora del postre. El consumo de fruta y verdura es mayor entre la población de más edad (de 55 a 65 años), mientras que la menor ingesta la presentan los jóvenes. En concreto, el 57% de los niños y jóvenes no consume los 400 gramos de fruta y verdura al día recomendadas para mantener una dieta equilibrada. La zona de Levante registra el mayor consumo de fruta, frente a Madrid y Galicia, que representan el menor. Además, en las áreas metropolitanas se consume menos fruta que en las rurales, y el 71% de los españoles sólo come fruta en verano. Según el presidente de la SENC, Lluis Serra i Majem, las frutas tienen gran capacidad saciante y aportan pocas calorías, constituyendo un instrumento clave contra la obesidad. Además, son fuente de nutrientes esenciales y de fibra, y pueden prevenir hasta en un 50% enfermedades como el cáncer de estómago y de pulmón. Por otro lado, incidió en que, aunque la ingesta de fruta y verdura es bastante baja, el 70% de la población considera que cumple con las cantidades mínimas. Una falsa creencia que Serra i Majem asoció al consumo de lácteos con sabor a fruta, néctares y refrescos, que apenas contienen un 10% de fruta, pero que se venden como fuente de vitaminas, y como tal los percibe el consumidor. Según el estudio, un 13,6% de los españoles no desayuna. De los que sí lo hacen el 21,5% se da por servido con un simple café con leche. El 12,3% de la población reconoce haber seguido algún tipo de dieta durante 2006, un pocentaje que va en aumento.