Un estudio realizado por científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL) ha demostrado que tratar únicamente las partes de la próstata afectadas por el tumor -terapia focal- puede realizarse de forma efectiva en términos de control del tumor y disminuyendo los efectos adversos.

La investigación, dirigida por el jefe de Servicio de Urología del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, Francisco Gómez Veiga, ha constatado que los pacientes tratados con terapia focal (en concreto con terapia fotodinámica) tuvieron mejor control de la enfermedad y menos efectos secundarios.

Esta nueva alternativa se ha llevado a cabo con éxito en 47 hospitales europeos y ya han podido beneficiarse de este tratamiento 400 pacientes, han explicado hoy fuentes del IBSAL a través de un comunicado.

El futuro del tratamiento de esta enfermedad en su fase localizada pasa por unos tratamientos más dirigidos y personalizados para cada paciente y tipo de tumor.

En la actualidad el cáncer de próstata es el más frecuente en el hombre y más de 25.000 nuevos casos son diagnosticados en España cada año. Es la tercera causa de muerte por cáncer en varones y 5.800 hombres mueren cada año por dicho tumor.

Más del 75% de los tumores son diagnosticados en fases localizadas, siendo menos de un 5% los tumores con metástasis.

Los avances en el diagnóstico precoz con la determinación de un marcador, el PSA, y la exploración con tacto rectal permiten hacer una mejor aproximación al diagnóstico a través de biopsias de próstata.

Las alternativas actuales de tratamiento con intención curativa para la enfermedad localizada son la cirugía o radioterapia (externa o intersticial) y el seguimiento activo que consiste en vigilar periódicamente al paciente con biopsias por si la enfermedad progresa.

Estas técnicas tratan toda la glándula prostática, incluidas las zonas sanas, lo que se traduce en mayores efectos secundarios como son la disfunción eréctil del varón o trastornos de la continencia urinaria entre otros.