MADRID, (EUROPA PRESS) Un estudio de Rosa Ana Pérez del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario de Madrid con 36 tipos de miel española de diferentes orígenes florales muestra que la miel generada por abejas que se alimentan del mielato, las secreciones generadas por las plantas tras la visita de otros insectos, tiene mayores propiedades antioxidantes que las que se alimentan sólo con néctar. Las conclusiones de la investigación española se publican en la revista ‘Journal of the Science of Food and Agriculture’.

Los antioxidantes naturales son importantes ingredientes de muchas comidas y se cree que protegen frente a enfermedades como el cáncer, los trastornos cardiovasculares, las enfermedades neurodegenerativas y el envejecimiento. Los antioxidantes operan limpiando los radicales libres que se liberan en el organismo. La miel es uno de los recursos naturales de antioxidantes. La composición de la miel depende en gran medida de dónde recolectan las abejas su materia prima. Las abejas pueden recolectar néctar de las flores o bien fluidos que segregan las plantas, normalmente después de que hayan sido visitadas por un insecto, algo que se denomina mielato. Ambos tipos de recolección dan lugar a mieles de néctar y mieles de mielada respectivamente. Según explica Rosa Ana Pérez, autora del estudio, "la miel es una fuente natural de antioxidantes, y entre las mieles, la miel de mielada es la mejor". Cada una de las 36 mieles pasó por un amplio rango de pruebas físicas y químicas. Las mieles con altas propiedades antioxidantes, medidas mediante el denominado ‘método DPPH’, también mostró los mayores contenidos totales de polifenoles, la absorbencia media (como parámetro de color), el pH y la conductividad eléctrica. "Estos resultados de laboratorio muestran algunos aspectos que podrían utilizarse para tener en cuenta qué mieles son las más propensas a poseer las mayores propiedades antioxidantes", señala Pérez.