Un equipo internacional de científicos ha diseñado un compuesto contra la malaria eficaz con una sola dosis y que funciona en todas las etapas del ciclo de vida del plasmodium (el parásito que provoca la enfermedad), lo que podría contribuir a erradicar el paludismo.

El nuevo compuesto, bautizado MMV390048 y ensayado en fase preclínica, logró eliminar los parásitos del organismo de ratones y primates y lo hizo, además, sin causar reacciones adversas.

Los detalles de la investigación, en la que ha participado un equipo de científicos españoles de GlaxoSmithKline (GSK), se publican hoy en Science Traslational Medicine.

Pese a los avances registrados en el control de los mosquitos que transmiten la malaria, cada año se infectan en el mundo más de 200 millones de personas y fallecen cerca de 450.000, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La malaria es una enfermedad transmitida por un mosquito del tipo Anopheles que al picar inyecta en el huésped un parásito llamado plasmodium que es el que causa el paludismo.

En la actualidad, el mayor problema es la resistencia del parásito a los tratamientos convencionales, incluidas las terapias combinadas más eficaces, que suelen incluir artemisinina o derivados.

En este contexto, el principal objetivo de los científicos es encontrar antimaláricos que tengan un modo de acción distinto a los actuales y que no generen resistencias.

El nuevo compuesto cumple con los requisitos que se le exige a un antimalárico novedoso: tiene un mecanismo de acción diferente, no se ha usado antes y, por tanto, no se prevé una resistencia.

“MMV390048, que es un inhibidor de una quinasa del plasmodium, no sólo es activo en todo el ciclo de vida del parásito (incluida la fase de crecimiento en eritrocitos humanos), sino que también es efectivo en las formas responsables de la transmisión de la enfermedad (gametocitos), lo que podría contribuir a erradicar la malaria”, explica a Efe Laura María Sanz, investigadora de GSK y coautora del estudio.

Además, MMV390048 dio muestras de un potencial efecto profiláctico contra las reincidencias propias del Plasmodium vivax.

“De los cinco tipos de malaria que se transmiten a los humanos, la Plasmodium vivax supone un gran problema porque es reincidente y, aunque aparentemente las personas infectadas hayan superado la enfermedad, el parásito deja en el hígado de su huésped un reservorio de hipnozoitos que pasado un tiempo se reactivan y reproducen la enfermedad”, detalla la investigadora.

Sin embargo, el nuevo compuesto ha dado muestras de actuar sobre estos reservorios, retrasando la reincidencia de la malaria.

Además, a diferencia de los tratamientos antipalúdicos actuales, que son una combinación de fármacos que deben tomarse en varias dosis durante algunos días, MMV390048 podría ejercer su efecto con una única dosis.

Y es que, en la mayoría de países afectados, especialmente en África, uno de los mayores problemas de la lucha contra la malaria es que los afectados no suelen completar los tratamientos pero “se prevé que MMV390048 puede tener una vida media bastante larga en los humanos, lo que significa que una única dosis del compuesto podría ser efectiva para eliminar el parásito”, afirma la investigadora.

Por último, el estudio destaca que los parásitos no desarrollaron resistencia cruzada con los tratamientos existentes, lo que convierte a MM390048 en un fármaco “prometedor para el tratamiento de la malaria”.