(Fuente: Elcorreo.com)

El WOMED, por sus siglas en inglés, evaluará las tendencias de la Dieta Mediterránea a nivel global, desde una perspectiva sanitaria, cultural, social, medioambiental y productiva

Ha sido presentado a nivel mundial a científicos y expertos en nutrición y analizará no sólo la evolución del seguimiento al patrón de la Dieta Mediterránea sino también sus consecuencias e implicaciones. Así funcionará el Observatorio Internacional de la Dieta Mediterránea (World Observatory of Mediterranean Diet, WOMED), un organismo dependiente de la International Foundation of Mediterranean Diet (IFMED).

Y es que la dieta mediterránea no solo es entendida como un conjunto de alimentos, también como una cultura sobre las formas de producir y elaborar los alimentos, un ejemplo de sostenibilidad en sí misma y en su propia biodiversidad.

«Por ello, es fundamental hacer un seguimiento de la adherencia al patrón de Dieta Mediterránea como modelo saludable de alimentación, pero también como exponente de una cultura y un modelo sostenible de producción y elaboración de alimentos, que contribuiría de forma sustancial a la mejora de la salud pública y tendría un impacto positivo en la agenda de mitigación del cambio climático», explica el doctor Lluís Serra-Majem, catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad de Las palmas de Gran Canaria y Presidente de la International Foundation of Mediterranean Diet (IFMED).

«La adhesión de la población española al patrón tradicional de la Dieta Mediterránea tendría un efecto considerable en el impacto medioambiental. El patrón de Dieta Mediterránea en España reduciría la emisión de gases con efecto invernadero en un 70%, el uso de terreno agrícola-ganadero en un 60%, el consumo energético en un 50% y el consumo de agua en más de un 30% comparado con la dieta española actual. Por el contrario, la progresiva adhesión a un Patrón de Dieta Occidental incrementaría estas cifras entre un 10 y un 70%», agrega el experto.

De ahí la importancia que se le da a su inclusión en la lista de bienes intangibles del patrimonio inmaterial de la humanidad de la UNESCO, ya que se hace necesario preservar sus aspectos socioculturales que garantizan su propia sostenibilidad. «Los sistemas alimentarios tradicionales en cuanto se pierden son muy difíciles de recrear, por ello hay una necesidad de documentar, recopilar y diseminar el conocimiento erosionado de la propia biodiversidad y de utilizar la cultura alimentaria tradicional para promocionar conductas positivas, responsables, sostenibles y saludables», informan desde el WOMED.

Uno de los primeros trabajos de este Observatorio ha sido su participación en el desarrollo de los Indicadores para evaluar la sostenibilidad de la Dieta Mediterránea en colaboración con la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Centro Internacional para Estudios Avanzados Agronómicos Mediterráneos (CIHEAM) y el Centro Interuniversitario para el estudio de las Culturas Alimentarias Mediterráneas (CISCAM), entre otros organismos internacionales. Dicho estudio será presentado en el mes de septiembre en la Expo de Milán 2015.