Un total de 118 personas han fallecido por el virus del Nilo Occidental en lo que va de año en Estados Unidos de las que 21 lo han hecho durante la última semana, según informan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) del país. Este virus, caracterizado por producir encefalitis en equinos y humanos, había sido contagiado hasta la semana pasada a 1.993 personas sin embargo, desde entonces, se han registrado 643 más, por lo que el total de personas afectadas ha ascendido a 2.636.

De los 50 Estados que forman parte del país, todos menos Alaska y Hawai ya han registrado casos de este virus. De hecho, cerca del 40 por ciento de ellos están en Texas, según informa el CDC. Asimismo, de los casos registrados este año en estos centros, el 53 por ciento son muy agresivos, por lo que pueden causar meningitis y encefalitis. Por contra, la vertiente más leve de la enfermedad genera gripe y, por lo general, no es letal.