MADRID, (EUROPA PRESS) El 37 por ciento de las camas hospitalarias existentes en la Comunidad de Madrid son de titularidad privada, un sector que en los últimos diez años viene beneficiándose de un progresivo trasvase de fondos públicos a través de conciertos, según revela un estudio realizado por CC.OO. sobre la situación de la sanidad en la región durante 2006.

Según dicho informe, los hospitales privados tiene menos personal de todas las categorías que los públicos (1,56 frente a 3,64 profesionales por cama) e índices más bajos de estancia media de paciente ingresado (8,65 frente 9,28 días). Los centros públicos reciben más ingresos urgentes (60 por ciento, mientras que los privados copan el 24,35 por ciento), aunque el número de intervenciones quirúrgicas por quirófano y día es similar entre ambos regímenes (2,8 versus 2,9). Con todo, los privados suelen hacer operaciones menos complejas. Según dicho informe, las ratios de camas por cada 1.000 habitantes no han parado de descender, pese al gran incremento poblacional experimentado en la región, situándose en 3,48, frente a la media nacional de 3,58. Otro aspecto analizado por CC.OO. es la situación de los profesionales sanitarios del sistema público de la Comunidad de Madrid, que, según el sindicato, es "de las más insatisfactorias y peor retribuidas de la mayoría de comunidades autónomas". En este punto, se advierte que "una pequeña parte" del personal que trabaja para el sector privado tiene "elevadísimas retribuciones, siendo estos en gran medida los que parasitan los centros hospitalarios públicos", si bien "la gran mayoría trabaja para compañías con salarios y condiciones laborales peores que las que ofrece el sistema público en general", un diagnóstico que es extensible también a la Atención Primaria a través de las mutuas y colaboradoras. ‘FUGA’ DE PROFESIONALES SANITARIOS Por otro lado, se subraya que "la falta de recursos está representada por unas listas de espera quirúrgicas y diagnósticas escandalosas, junto a unas urgencias masificadas a las que cada vez se dedica más personal en formación, mal retribuido y sin la debida supervisión". "La falta de motivación, promoción o expectativas de mejora profesional hace que cunda la insatisfacción, el ‘queme’, cuando no el abandono o la huida", asegura el sindicato, según el cual Madrid es "probablemente" la comunidad autónoma que "está soportando más ‘fuga’ de profesionales sanitarios de todo el Estado". El estudio fue presentado hoy en rueda de prensa por el secretario general de CC.OO. de Madrid, Javier López, y el presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, Marciano Sánchez Bayle, entidad esta última que ha coordinado el trabajo. López advirtió de que su sindicato no descarta convocar nuevas movilizaciones en defensa de la sanidad pública de la región si el Gobierno autonómico no se aviene a "negociar" y no se aparta de su "deriva privatizadora". A su juicio, los problemas que presenta este ámbito sólo se solucionarán si se da "un cambio político o cambian las políticas" del Ejecutivo regional. "No vamos a pedir la dimisión ni el cese del consejero de Sanidad, Manuel Lamela, que si tuviera la mínima coherencia se habría ido ya, pero sí exigimos que abandone la imposición de sus políticas privatizadoras, la soberbia y la chulería con que ha despachado problemas como el caso Severo Ochoa, y el maltrato a los profesionales", dijo. El informe se presenta una semana después de la huelga convocada por CC.OO. y UGT en la sanidad pública regional los pasados días 14 y 15 de diciembre. No obstante, los promotores del documento insisten en que es fruto del trabajo de varios meses y de la participación de once profesionales del sistema público sanitario de la Comunidad de Madrid.