VALENCIA, (EUROPA PRESS) El Hospital Casa de Salud de Valencia ha incorporado un nuevo sistema –la Resección Trans-Uretral de Próstata (RTUP)– para la intervención de próstata, que ofrece "la mayor garantía de curación a largo plazo", al tiempo que reduce el tiempo quirúrgico respecto a las técnicas láser y proporciona postoperatorios suaves, según indicó ayer en un comunicado el doctor Pedro Navalón, de la Unidad de Urología y Andrología de este centro sanitario.

Navalón explicó que este nuevo sistema, adquirido por el Hospital desde el pasado mes de julio, es "un moderno y revolucionario tipo de energía que permite realizar la extirpación endoscópica de la hiperplasia benigna de próstata de forma más simple y segura que los demás procedimientos habituales utilizados". En este sentido, concretó que la hiperplasia benigna de próstata es "el resultado del agrandamiento de ésta glándula a causa de la edad". Como consecuencia, dijo, "oprime la uretra obstruyendo el paso de la orina, lo que obviamente condiciona una dificultad miccional". Entre los síntomas de esta dolencia, el facultativo destacó "el flujo débil de orina, la micción intermitente o el goteo, las micciones frecuentes y la nicturia -orinar muchas veces por la noche–". Al respecto, el doctor Navalón señaló que los síntomas leves "pueden ser tratados con fármacos específicos, pero cuando éstos no responden a los medicamentos o se agravan, es necesario emplear métodos quirúrgicos, los cuales pretenden eliminar la mayor cantidad posible de glándula prostática para descomprimir la uretra". "La utilización del láser como opción terapéutica en pacientes con hiperlasia prostática benigna se recibió con muchas expectativas, tanto por los urólogos como por los pacientes". No obstante, indicó, "y al igual que ocurrió con otras modalidades terapéuticas mínimamente invasivas, el entusiasmo inicial excesivo ha dejado lugar a una visión más realista que ha permitido establecer las indicaciones y limitaciones de este tipo de tratamientos, pues la experiencia ha demostrado que no se trata de un procedimiento tan efectivo, sencillo e inocuo como se ha publicitado", apostilló. Por otro lado, resaltó que la RTUP es el "procedimiento estándar para el tratamiento quirúrgico de la hiperplasia benigna de próstata, constituyendo en la actualidad el procedimiento que mayor eficacia demuestra en la curación de los síntomas a largo plazo en comparación con el láser, la reducción mediante radiofrecuencia y otras nuevas técnicas poco contrastadas", por lo que, matizó, actualmente "la resección transuretral es considerada como el patrón de oro con el que se comparan todas las demás técnicas". SIN CICATRICES. El especialista del Hospital Casa de Salud puntualizó que la RTUP consiste en introducir por la uretra un instrumento llamado resectoscopio a través del cual el urólogo puede ver y extirpar la próstata en pequeños fragmentos, sin dejar cicatrices visibles. Según Pedro Navalón, la RTUP "con bisturí de plasma utilizando energía plasmakinética, permite beneficiarse de la mejor técnica para el tratamiento de la hiperplasia prostática benigna, ya que ofrece la mayor garantía de curación a largo plazo". También permite, según el facultativo, "la obtención de muestras para el estudio de la próstata, ya que no vaporiza todo el tejido". Asimismo, destacó, "proporciona postoperatorios suaves, casi asintomáticos, pues la hemorragia durante y después de la intervención es mínima, permitiendo el alta a las pocas horas del procedimiento".