El Defensor del Paciente ha presentado este miércoles en rueda de prensa el contenido de tres nuevas denuncias en curso por sendos casos de mala praxis médica sucedidos en Cataluña en los últimos seis meses, en los que están implicados varios hospitales, que ha atribuido a los recortes presupuestarios llevados a cabo por la Generalitat. La presidenta de la entidad, Carmen Flores, ha asegurado que los casos "no se pueden vincular más que a los recortes", y ha precisado que en todos ellos se ha producido una espera demasiado larga e injustificada, contra el criterio médico que aconsejaba operaciones sin demora o pruebas diagnósticas que no se produjeron, con repercusiones evidentes en la salud de los pacientes.

El caso de un hombre fallecido por hemorragia cerebral en el Hospital Vall d’Hebron ha sido denunciado ante los juzgados de instrucción de Barcelona; el de una mujer que esperó más de un mes en ser intervenida de un cáncer de colon tras pasar por varios hospitales se ha denunciado ante la Fiscalía de Barcelona, y el tercero de los casos, el de una mujer que perdió a su bebé de ocho meses de gestación en el Hospital Sant Pau, se presentará ante los tribunales "en breve plazo". El primero de ellos, según han explicado los familiares que han estado presentes en la rueda de prensa y los abogados que llevan la demanda, se desencadenó el 24 de octubre, cuando Ginés M.A ingresó en el servicio de urgencias del Vall d’Hebron y, tras practicarle un TAC craneal el día siguiente, quedó ingresado a la espera de realizarle una resonancia magnética para determinar qué tipo de lesión cerebral tenía. A pesar de la necesidad de practicarle dicha prueba, el paciente siguió un proceso de empeoramiento hasta que murió seis días después, sin que se le llegara a realizar la citada resonancia y sin que se le llegara a intervenir, según han detallado en la rueda de prensa su mujer y su hija. El Hospital Vall d’Hebron, por su parte, ha declinado en un comunicado hacer ninguna declaración pública respecto a ningún caso concreto, si bien ha recordado que su actuación está guiada siempre por los criterios asistenciales y con el ánimo de atender a "todas las personas" en función de su patología y de la gravedad de la misma. El segundo caso, remitido a la Fiscalía como denuncia penal, resume el periplo de María Dolores V.C., que ha explicado ella misma acompañada de sus tres hermanas, y que se desencadenó en abril con un diagnóstico erróneo realizado en el Hospital Sant Camil de Sant Pere de Ribes (Barcelona), que confundió un cáncer de colon con unas hemorroides. El deterioro de su salud la llevó a acudir al Hospital de Bellvitge en mayo, donde pese a diagnosticar la necesidad de una intervención urgente fue derivada a su centro de referencia y de allí al Hospital Parc Taulí de Sabadell, lugar en el que se practicó una limpieza de las heces acumuladas y se le colocó un ‘stent’. La intervención definitiva para extirparle el tumor se produjo finalmente el 13 de junio en el Hospital de Viladecans, después de que la paciente perdiera más de 20 kilogramos de peso y cambiara su empadronamiento a Gav para que dicho centro asumiera su caso. El tercer caso presentado hace referencia al de Cristina R., quien acudió al Hospital de Sant Pau de Barcelona el pasado 1 de julio embarazada de ocho meses con un fuerte dolor abdominal, y a la que no se operó una vez en el quirófano porque no existían un buen suministro eléctrico. El advenimiento del fin de semana retrasó la operación hasta la madrugada del lunes, sin que fuera derivada a otro hospital, y fruto de la operación de peritonitis la mujer perdió a su bebé de ocho meses y se le extirpó más de 70 centímetros del colon, ha explicado su marido Andrés Parralo. CASOS EN AUMENTO La presidenta de El Defensor del Paciente ha asegurado, sin detallar cifras, que en los últimos meses se ha producido un "incremento importante" en el número de casos que llegan a la asociación, a la vez que ha considerado alarmante los efectos sobre la salud que tendrá el aumento de las listas de espera. Flores ha precisado que, en los tres casos expuestos, la mala praxis médica ha provocado sin ninguna duda un gasto presupuestario superior al que se pretendía ahorrar y además conllevará el pago de indemnizaciones y tratamientos paliativos, y ha asegurado que la política de recortes emprendida por la Generalitat "atenta contra la salud" de los ciudadanos. Asimismo, ha afeado al conseller Boi Ruiz haber entrado "como el caballo de Atila" en el departamento, y ha criticado duramente ideas apuntadas como la atención por parte de los médicos de cabecera como especialistas y que los ciudadanos puedan ser obligados a contratar una mutua privada en función de su nivel de renta.