España ya no está entre los 10 países del mundo que gozan de mejor salud por la malísima nota que ha obtenido en consumo de alcohol, según un estudio publicado por la revista ‘The Lancet’.
También España ha sacado suspenso en tabaquismo y en sobrepeso infantil, dos de los 37 indicadores que tiene en cuenta esta clasificación que realiza Naciones Unidas para monitorizar el cumplimiento de los «Objetivos de Desarrollo Sostenible para el año 2030».

De esta manera nuestro país pasa de la séptima posición a la 23, obteniendo 74 puntos sobre 100, frente a los 82 del año pasado. EEUU se sitúa justo detrás de España, y Francia dos puestos más abajo.

Este estudio refleja cómo España suspende de manera estrepitosa en el apartado de consumo de alcohol, con tan solo 10 puntos, cuando el ideal de cumplimiento de este indicador de salud llevaría a sumar 100. A pesar de que hay varios países en los puestos altos del escalafón que cuentan con mala nota en este campo, solamente Portugal, Luxemburgo y Lituania obtienen peores notas que España entre los cien primeros países del listado.

Por otro lado, la infección por VIH (51) y el abuso infantil (49), en referencia a la proporción de mujeres y hombres de 18 a 29 años que experimentaron violencia sexual antes de los 18 años, son dos factores en los que España se encuentra en la frontera del suspenso. España obtiene más de 90 puntos en 25 indicadores (la máxima puntuación en 12) como agua, higiene o violencia, lo que implica que está en condiciones de cumplir los parámetros ideales para 2030.