El presupuesto de 2017 que el Gobierno ha destinado para las políticas sanitarias se incrementa un 2,3 % hasta llegar a los 4.093 millones de euros frente a los 4.001 millones que reflejaban las cuentas del año anterior.

Según el proyecto de Presupuestos, presentado en el Congreso, la partida del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad es de 2.180 millones de euros, un 8 % más que en 2016.

Los créditos asignados al Ministerio y a sus organismos autónomos de carácter sanitario (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición y Organización Nacional de Trasplantes) y a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ascienden a 172 millones de euros, lo que supone un incremento del 3 %.

El volumen más importante corresponde a las entidades que forman el Mutualismo Administrativo (Muface, Isfas y Muge-Ju), que asignan un total de 2.178 millones de euros para la asistencia de colectivo (0,6 más que el año anterior).

Los presupuestos destinan 4 millones para hacer frente a enfermedades raras y a programas de prevención y control del sida y otras enfermedades de transmisión sexual, al fomento de la donación y el trasplante de órganos, y la mejora de los sistemas de información sanitaria, además de 5 millones para el desarrollo de sistemas públicos digitales y desarrollo de aplicaciones.