MADRID, (EUROPA PRESS) La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) rechaza que su formación profesional pase a depender de Anestesia, como contempla el futuro Plan de Formación de estas especialidades elaborado por el Ministerio de Sanidad y debatido la semana pasada en asamblea extraordinaria por estos especialistas, que consideran que este cambio "repercutiría negativamente en la calidad de la atención a los enfermos".

Según informaron hoy en un comunicado, los especialistas en Medicina Intensiva de toda España reunidos el pasado 7 de noviembre en el Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, han decidido pedir el abandono de la Comisión Técnica constituida en el Ministerio para unificar el programa formativo de ambas disciplinas. Comunicará su decisión a Sanidad e iniciará una campaña para recabar apoyos. "La Semicyuc toma esta postura al considerar que Sanidad no ha establecido objetivos definidos sobre la situación de los intensivistas, además de denunciar la falta de informes contrastados para llevar a cabo esta fusión", manifestaron en su nota, donde destacan también que la comisión trabaja "sin tener en cuenta la opinión de los especialistas" con el objetivo de "cerrar apresuradamente el Programa formativo". Para Pedro Galdos, presidente de Semicyuc, los intensivistas "tienen una doctrina establecida, trabajan a tiempo completo y lo hacen en unidades cerradas, porque el intensivista responsable de este enfermo se ocupa de él las 24 horas". "Se ha demostrado que esta forma de trabajo es muy eficaz y no cuesta tanto dinero, pero hay estructuras corporativas en contra", denunció. Galdos teme que el sistema de formación "repercuta en la calidad de la atención a los enfermos críticos e incluso calidad en la calidad de la práctica de la anestesia". Piensa que el ministerio de Sanidad, Bernat Soria, conoce la situación pero que "probablemente no está entre sus prioridades".