Los médicos de atención primaria cuentan con unos cupos “excesivos” de pacientes, ya que el 52,5 % tienen adscritas más de 1.5000 tarjetas sanitarias cuando lo adecuado son alrededor de 1.000 como máximo según los profesionales, que, además, sufren una alta temporalidad (el 28,9 %).

Son algunos de los datos que destacan de la encuesta que ha realizado la Organización Médica Colegial (OMC) para tener una “foto fija” de la situación actual de los médicos de atención primaria -incluyendo los pediatras- y las consecuencias que han tenido la crisis y los recortes en estos profesionales.

El estudio, presentado en rueda de prensa y elaborado a partir de 4.450 respuestas de médicos de atención primaria, refleja que el 47 % tiene entre 1.501 y 2.000 tarjetas sanitarias que atender, lo que supone una media de entre 34 y 44 consultas diarias y el 5,5 % más de 2.000, por lo que superan las 44 consultas cada jornada.

Al sumar los dos grupos, la OMC concluye que el 52,5 % de los médicos de familia encuestados tiene cupos superiores a las 1.500 tarjetas, con sus correspondientes cargas de trabajo, “excesivas en periodo normales y que aumentan mucho” en temporadas de más demanda y en vacaciones.

En esas situaciones especiales en las que hay menos personal, los médicos que atienden más de 40 consultas diarias llegan hasta casi el 70 %.

En cuanto a los pediatras, el 56,2 % cuenta con cupos de entre 1.001 y 1.500 tarjetas, mientras que el 9,9 % tiene entre 1.501 y 2.000 y el 1,5 % supera las 2.000.

Así, el 67,7 % de estos profesionales tendrá entre 20 y más de 40 consultas al día en situaciones normales.

La encuesta indica que en un documento consensuado por los profesionales de atención primaria en el año 2000 concluyo que para ofrecer una atención de calidad a los pacientes eran necesarios unos requisitos: un máximo de 25 enfermos por día, no pasar de 1.200 personas adscritas por médico y una dedicación de 10 minutos en la consulta.

Estos profesionales también padecen la temporalidad, que “se ha incrementado mucho con la crisis”, según ha asegurado el representante de Atención Primaria Urbana de la OMC, Vicente Matas.

Los datos muestran a este respecto que el 71,1 % de los profesionales está fijo, sin embargo, el 28,9 % tiene contrato temporal, de los que un 18,5 % tiene más de 55 años: “Muchos compañeros se van a jubilar con contrato temporal y eso es preocupante”, ha aseverado Matas.

En relación a las demoras -se entiende que no existe cuando se puede conseguir cita con el médico en el mismo día o al día siguiente- el 26 % asegura que tiene de dos a tres días, el 18,5 la tiene de un día, el 14,3 % de cuatro a cinco días y el 10,8 % de más de una semana.

El 30,4 % dice que no tiene demoras, según la encuesta, que también señala que en situaciones normales, el 66 % de la plantilla de médicos no está completa toda la semana.

Ante estos datos, el 67 % de los profesionales afirma que ha podido dedicar menos de 25 horas de su jornada laboral al año a la formación continuada, por lo que gran parte ocupa su tiempo libre a esta tarea.

El presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, ha reiterado que no se puede hacer una medicina de familia de calidad “en estas condiciones”.