La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el número de casos de malaria en los tres países más afectados por la epidemia de ébola en África occidental (Guinea Conakri, Liberia y Sierra Leona) debe haber aumentado este año a causa del brote, por lo que está implementando programas intensivos de lucha contra el paludismo.

“No sabemos ni podemos saber el número de casos de malaria en la actual situación, pero es razonable pensar que dado el estado de los servicios de salud y del miedo de la población, se hayan dado más casos al relajarse las medidas de prevención y al no poder tratar a los infectados”, señaló en ruedas de prensa Pedro Alonso, director del Programa de Malaria de la OMS. “Es muy posible que hayan aumentado los casos de paludismo, cuanto no lo sabemos”, agregó Alonso.

El experto explicó que antes de la epidemia de ébola, los tres países estaban progresando en la lucha contra la malaria. Sin embargo, las tres naciones padecían “intensa transmisión de malaria” y conjuntamente contabilizaron 6,6 millones de casos y 20.000 muertos en 2013. Guinea y Sierra Leona tenían programas activos, y Liberia, que no había hecho una campaña hacía tiempo, tenía planeado implementar una este año, algo que quedó en suspenso con la crisis.

Actualmente, la mayoría de los centros de tratamiento de malaria en los tres países están cerrados, mientras que los controles externos a pacientes “representan una fracción de lo que eran antes del brote”.

Alonso explicó que para lidiar con la situación, la OMS ha establecido directrices revisadas para ser aplicadas mientras dure la epidemia, por las cuales se ofrecerá tratamiento antipalúdico a todas las personas que sufran los síntomas en áreas con alta transmisión.

Esta consigna tiene por objetivo evitar hacer el test de diagnóstico, que inevitablemente implica sacar una muestra de sangre, lo que eventualmente podría poner en peligro al trabajador sanitario si en lugar de malaria el paciente fuera portador el virus del Ébola.

Cabe recordar que los síntomas de ambas enfermedades es parecida en los primeros estadios de desarrollo. Este tratamiento tendrá un efecto profiláctico para aquellos enfermos que no estén infectados, y eventualmente curará a los que sí sean portadores de la enfermedad. Además, la OMS buscará financiación internacional extra para poder comprar y distribuir mosquiteras impregnadas con insecticida.

Hasta la fecha la epidemia de ébola ha causado 17.517 casos (incluyendo confirmados, probables y sospechosos) y 6.187 muertes (incluyendo confirmadas, probables y sospechosas).