La Generalitat de Cataluña ha ordenado el sacrificio de más de 7.000 patos de otras seis granjas de las provincias de Girona y Barcelona que recibieron animales de la explotación de San Gregori (Girona), donde ya se han sacrificado más de 17.000 aves tras detectarse un foco de gripe aviar.

El Departamento de Agricultura de la Generalitat ha confirmado en un comunicado que el virus de influenza H5N8 del foco de la explotación de Sant Gregori es de alta patogenicidad, es decir muy agresivo entre las aves, y que ha detectado la presencia del virus en las 6 granjas que han recibido patos de esta explotación en los últimos 30 días.

Desde el 28 de octubre de 2016 y hasta el momento se han notificado en Europa 781 focos de gripe aviar de alta patogenicidad en aves domésticas, 38 en aves cautivas y 972 en aves salvajes.

En Francia, donde se detectó la presencia del virus H5N8 de la gripe aviar a finales de noviembre, se han sacrificado ya más de tres millones de patos, lo que significa un 8 % de la producción nacional del país galo.

Las seis nuevas granjas afectadas en Cataluña, todas ellas dedicadas al engorde de patos, están situadas en los municipios de Vilallonga de Ter, con un censo de 500 patos; Vilopriu, con 177 patos; Fontanilles, con 5.600 patos; Bescanó, con 450 patos; La Cellera de Ter, con 190 patos; y Lliçà de Munt (Barcelona), con 380 patos.

Además, por principio de máxima precaución, la Generalitat ha tratado como foco una explotación de Sant Aniol de Finestres (Girona), que cuando fue inspeccionada ya había sacrificado a todos sus animales.

Según Agricultura, la presencia del virus, a día de hoy, está acotada en estas granjas, además de la de Sant Gregori.

Además del sacrificio de los animales, Agricultura también ha inmovilizado las granjas de aves de corral situadas en un radio de 3 kilómetros alrededor de cada explotación declarada con focos y ha restringido el movimiento de las explotaciones avícolas en un radio de 10 kilómetros.

Estas medidas afectan a un total de 237 explotaciones de aves de corral comerciales y cerca de un millar de granjas de autoconsumo.

La Generalitat ha recordado que la gripe aviar es una enfermedad que afecta a las aves y que no hay riesgo para la salud pública, ya que este subtipo H5N8 no se transmite a los humanos.

Los servicios veterinarios oficiales y las oficinas comarcales del Departamento de Agricultura han asegurado que darán toda la información y asesoramiento a las explotaciones afectadas y que harán todos los controles previstos en el Plan de emergencia.

Fuentes de Agricultura han insistido que hoy la gripe o influenza aviar en Cataluña “está acotada en las granjas de patos que han tenido relación con la explotación focos, y sobre estas se está actuando con la máxima celeridad para erradicar los focos y minimizar los riesgos de propagación”.