Madrid, (EFE).- La Agencia de Seguridad Alimentaria del Ministerio de Sanidad y Consumo aconsejó hoy "extremar la precaución en la conservación y cocinado de los alimentos", sometidos a las altas temperaturas del verano. Este departamento ha distribuido 100.000 trípticos titulados "Prevención de las enfermedades transmitidas por alimentos: Las Cinco Claves de la Seguridad Alimentaria", junto con 2.500 carteles, donde se enumeran y razonan cinco medidas que evitarían la mayor parte de las patologías de origen alimentario.

El Ministerio repartió también 50.000 carteles y 200.000 trípticos elaborados para informar sobre la prevención del anisakis, bajo el lema "Comer pescado es seguro y saludable. El anisakis es muy fácil de evitar". Mantener la limpieza, lavarse las manos antes de preparar alimentos y después de ir al baño, proteger los productos y la cocina de insectos, mascotas y otros animales, son algunas de las recomendaciones más importantes. Sanidad aconseja separar alimentos crudos y cocinados para evitar la contaminación cruzada y no usar los mismos utensilios -cuchillos o tablas- para manipularlos o cortarlos, e, igualmente, conservarlos en recipientes distintos. Cocinar o guisar los alimentos completamente, especialmente la carne, el pollo, los huevos y el pescado son otras de las propuestas. La Agencia plantea que las sopas y los guisos alcancen la temperatura de ebullición, que se recaliente bien la comida cocinada y recuerda que los microorganismos se eliminan a temperaturas superiores a setenta grados. Considera que es importante mantener los alimentos a temperaturas seguras, descongelar en la parte baja de la nevera y almacenar en refrigeración lo más pronto posible los cocinados y los perecederos, con especial atención a los destinados a la ingesta de los niños. Es recomendable además usar productos seguros, agua potable para lavar la fruta y la verdura, así como no consumir algo después de su fecha de caducidad ni tomar leche no procesada. En cuanto al pescado, alerta de que es conveniente comprarlo limpio y sin vísceras, o quitárselas inmediatamente, y aduce que las preparaciones tradicionales eliminan el parásito al alcanzarse sesenta grados de temperatura en toda la pieza. "Si come el pescado crudo o prácticamente crudo, la congelación previa, a -20º C o inferior durante al menos 24 horas, garantiza la inactivación del anisakis", indica la Agencia. También se refiere a la prevención de la salmonella en la elaboración de salsas que contengan huevo, ya que es causante de un porcentaje superior al 70 por de los brotes de enfermedades de origen alimentario. Concretamente, resalta que la utilización del huevo crudo en la preparación de mayonesas está prohibida en la restauración colectiva desde 1991. Para el ámbito doméstico, exhorta a adquirir y utilizar sólo huevos convenientemente envasados y etiquetados y, por tanto, procedentes de establecimientos autorizados. Conservarlos en el frigorífico, lavar la cáscara con agua y detergente y tener cuidado para que no caigan trozos o restos ni en la clara ni en la yema son otras pautas convenientes para prevenir la infección. EFE