Madrid, (EFE).- El Ministerio de Sanidad manifestó hoy su "total receptividad" a las propuestas sobre la nueva receta médica que planteen las organizaciones científicas, que recientemente criticaron el proyecto de real decreto que pretende modernizar el sistema de prescripción de medicamentos actualmente vigente. Así lo indicaron a EFE fuentes del Ministerio de Sanidad, después de que colectivos médicos censuraran el texto por entender que "no modifica sustancialmente lo existente", al apostar nuevamente por "un modelo de factura, y no por un documento clínico".

Desde el departamento que dirige Elena Salgado se insistió en que las organizaciones afectadas por este proyecto tienen quince días, desde que recibieron el texto, para presentar todo tipo de alegaciones. "El plazo de alegaciones está abierto todavía", señalaron estas fuentes, al tiempo que lamentaron que algunas de las organizaciones críticas con el borrador no hayan enviado sus propuestas con las que la nueva receta pueda ser mejorada. Sanidad ha abierto además una ronda de contactos y reuniones de trabajo con todos las agrupaciones representativas del sector, a fin de mantener un diálogo fructífero sobre este asunto. Las agrupaciones críticas con el proyecto son la Organización Médica Colegial (OMC), las sociedades españolas de Medicina General (SEMG), de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) y de Médicos de Atención Primaria (Semergen) así como la Federación de Asociaciones Científico Médicas (Facme) y la Plataforma 10 minutos. Los especialistas denuncian que el modelo propuesto "no es en absoluto una receta multiprescripción" y expresan su malestar porque tras treinta años sometidos a un sistema "obsoleto", que conlleva la suscripción reiterada de albaranes, Sanidad "pierda esta oportunidad" de "ahorrar tiempo médico". Por esta razón, demandan un formato en el que, en un solo papel, puedan prescribir un "tratamiento completo" que contenga diversos fármacos, para todo su tiempo de duración y con la correspondiente posología. Sanidad insiste en que las nuevas recetas y órdenes hospitalarias evitarán que el paciente tenga que acudir al médico exclusivamente para reponer las prescripciones, con lo que se contribuirá al mismo tiempo a mejorar la gestión en el ámbito asistencial de la Atención Primaria.-EFE