Los urólogos ya cuentan con la primera guía desarrollada en España por especialistas sobre el síndrome de vejiga hiperactiva, que abarca los aspectos del diagnóstico, evaluación inicial y tratamiento farmacológico de los pacientes de esta patología, que afecta al 21,5 % de los mayores de 40 años.

La guía, que está auspiciada por la Asociación Española de Urología (AEU) y en la que se ha tenido en cuenta las últimas recomendaciones de las guías internacionales, así como la evidencia científica internacional disponible hasta el momento, pretende “convertirse en una herramienta útil” en el día a día de los urólogos.

Lo asegura en un comunicado la AEU, en el que recuerda que el síndrome de vejiga hiperactiva se caracteriza por la presencia conjunta de varios síntomas urinarios, en concreto, la urgencia urinaria, acompañada normalmente de frecuencia miccional, con o sin incontinencia de urgencia.

El jefe de Servicio de Urología del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, Manuel Esteban, ha señalado que nunca los especialistas han tenido una guía propia que trate sobre el manejo de la enfermedad. “Por eso, hemos hecho un análisis de todas las guías con mayor poder científico a nivel mundial, sobre todo la europea y la americana y las hemos adaptado a la urología española”, ha subrayado Esteban, quien también es miembro de la junta directiva de la AEU.

Así, el trabajo está dirigido fundamentalmente a los urólogos y tiene un enfoque “eminentemente práctico” con el objetivo de que los especialistas sepan enfocar de la mejor manera posible el diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

Por otra parte, un estudio de la compañía American Medical Systems (AMS), realizado con una muestra de 1.000 personas, refleja que 4 de cada 10 hombres españoles mayores de 45 años (el 43,9 por ciento) no han ido nunca a la consulta del urólogo y tan solo el 12,7 por ciento se somete a las revisiones anuales aconsejadas.

El estudio indica también que el 9,4 por ciento va menos de una vez al año al urólogo y solo el 3,5 por ciento asiste más de una vez al año.

En el caso de las mujeres, el 26 por ciento no acude al ginecólogo al menos una vez al año.