(Foto: Gaceta Médica)

El presidente de la Asociación Española de Urología (AEU), José Manuel Cózar, ha destacado dos “nuevas opciones terapéuticas”, la abiraterona y enzalutamida, en el tratamiento contra el cáncer de próstata metastásico que “van a prolongar la supervivencia global” del paciente.

Cózar, que participa en Salamanca en el LXXX Congreso Nacional de Urología, en el que cerca de un millar de especialistas debaten sobre la patologías urológicas, ha lanzado, en declaraciones a los periodistas, un mensaje de esperanza a los enfermos de cáncer de próstata.

Ha subrayado que los urólogos están preparados y tienen “nuevos tratamientos tanto en cirugía como para curar la enfermedad y abordarla también en la fase avanzada”. “Desde hace uno o dos años han aparecido nuevas moléculas que van a prolongar la supervivencia global del enfermo con cáncer de próstata metastásico y además con calidad de vida”, ha apostillado. Eso es posible porque, la abiraterona y la enzalutamida, no son “quimioterapia”, sino que “hacen un bloqueo hormonal intracelular”. “Estamos haciendo que las células del cáncer de próstata se bloqueen, se paren, con tratamiento hormonal intracelular, y con mínima toxicidad y mínimos efectos secundarios prolongamos la supervivencia”, ha remarcado.

José Manuel Cózar ha pedido que ese mensaje de esperanza de vida les llegue a los pacientes y ha abogado por qué los urólogos de España “estén al día de estos tratamientos” dado que, desde su punto de vista, es una forma de “homogeneizar la buena asistencia sanitaria a los pacientes”.

Una de los fármacos en cuestión ya se está utilizando desde hace algo más de un año, la abiraterona, y se están viendo “sus efectos beneficiosos”, mientras que de la enzalutamida ha revelado que se prevé “poder utilizarla después del verano”.

Por su parte, la doctora María Fernando Lorenzo, presidenta del comité organizador del congreso, ha destacado la relevancia del encuentro científico por “las innovaciones y los descubrimientos que se están haciendo en las principales patologías de urología (próstata y vejiga)”.

En relación al cáncer de próstata ha asegurado que un porcentaje “elevado podría no tener relevancia clínica para los pacientes, y el gran reto es averiguar cuáles y cómo hay que tratar a los clínicamente significativos”.

A lo largo de las sesiones de trabajo, que se prolongarán hasta el próximo día 13, también se abordarán las alternativas terapéuticas en disfunción eréctil y los avances en cirugía robótica y laparoscópica.

Por otro lado, el coordinador del grupo de trabajo de urología oncológica de la AEU, Miguel Unda, ha expresado la necesidad de que los hombres acudan a revisiones periódicas entre los 40 y 50 años para someterse a un diagnóstico precoz de la enfermedad y aumentar de esa forma las posibilidades de curación.