CAPACOCIA, TIERRA DE LEYENDA

Las fuerzas conjuntas del hombre y la naturaleza han creado las tres maravillas de Capadocia: sus “chimeneas de las hadas” (pilares cónicos de roca volcánica coronados de basalto) en los valles únicos que semejan paisajes de otro planeta; las antiguas ciudades subterráneas y las iglesias cristianas de 1.500 años de antigüedad, cavadas en la roca. Todo ello, concentrado en un área de aproximadamente 100 km2.

LAS CHIMENEAS DE LAS HADAS

Cuenta la leyenda que en la Capadocia, en el centro de la Anatolia turca, convivían sin problema los humanos y las hadas. Pero, como suele suceder en estos casos, un hombre y un hada se enamoraron, lo que estaba totalmente prohibido por ambos pueblos. La pena: la muerte. Sin embargo, la reina de las hadas recapacitó y perdonó a los amantes, pero para evitar que volviera a ocurrir hizo que todas las hadas se convirtieran en palomas. A partir de entonces, los humanos que habitan allí cuidan a las palomas que viven en las llamadas chimeneas de las hadas, unas de las estructuras de toba volcánica que hacen que uno sienta que está en la luna.

Los grandes volcanes Erciyes y Hasan hace millones años cubrieron la zona con la lavas. La toba, o bien la piedra caliza de 150 metros de espesor, desde hace millones de años se talla por medio del viento, la lluvia, el calor y el frío. Así que la naturaleza nos regala unas obras de roca con la forma cónica que los campesinos llaman chimeneas de hadas.
Este paisaje “extraterrestre” impresionó tanto a George Lucas que había decidido filmar algunos episodios de La Guerra de las Galaxias allí. Situadas en un espectacular valle entre las ciudades de Nevsehir y Urgrup, las chimeneas presentan muy diversas e interesantes formas. La UNESCO declaró el área Patrimonio de la Humanidad. Algunas de las chimeneas fueron habitadas durante muchos años, y cuentan con habitaciones, ventanas y escaleras laboriosamente cavadas en el interior, creando estructuras de hasta cinco plantas. Actualmente algunas de ellas funcionan como albergues para turistas.

LAS CIUDADES SUBTERRÁNEAS

Otra de las curiosidades de Capadocia son las ciudades subterráneas. Los antiguos pueblos de la zona para defender la vida contra los ataques de los enemigos construyeron túneles, habitaciones, cocinas, iglesias bajo la tierra.

Existen 36 ciudades subterráneas en el área de Capadocia. La mayor de ellas es Derinkuyu. Queda a unos 25km. de Nevsehir, capital de la provincia del mismo nombre, con 7.000 habitantes. La ciudad subterránea de Derinkuyu está situada bajo una colina. Fue descubierta por casualidad y abierta al público en 1965. Se extiende por 4km2 y se calcula que era capaz de albergar a 2.000 familias en 7 plantas, alcanzando una profundidad de 70 a 85 m. por debajo del suelo.

Los arqueólogos piensan que las comunidades subterráneas fueron iniciadas por los hititas y expandidas por los cristianos primitivos hasta transformarse en grandes complejos con conductos de aire, cocinas, casas, iglesias, pozos de agua, establos para caballos y bodegas. Estos elaborados sistemas subterráneos fueron usados por los primeros cristianos de Turquía como refugio y como sitio seguro donde vivir y profesar su fe.

La segunda ciudad subterránea está en Kaymaly, a 20 km. de Nevsehir. A pesar de que aquí han sido excavados sólo cuatro niveles, se especula que puede tener once en total. Existe un túnel que conecta las ciudades subterráneas de Kaymaly y Derinkuyu, de 9 km. de largo y 2 m. de ancho, pero desafortunadamente no está abierto al público, pues varios tramos se han derrumbado.

Hay que destacar otros sitios subterráneos importantes como el monasterio de Orzonak y la ciudad de Tatlarin, que cuentan con frescos de la primera época cristiana.

IGLESIAS QUE “DAN LA TALLA”

Se estima que durante el período bizantino, hasta el siglo XVIII, se construyeron en Capadocia más de 400 iglesias, monasterios y capillas cristianas. La mayoría de ellos fueron cavadas en chimeneas de hadas, colinas y cuevas subterráneas. La iglesia de Tokali es la mayor de la región. Fue construida a principios del siglo X. Decorada con un ciclo de pinturas que relatan la vida de Jesús, esta iglesia se encuentra en la ciudad de Goreme.

La iglesia de Karalik, también en Goreme, está entre las mejor conservadas de Capadocia, con vívidas pinturas que muestran la consagración de Jesús, la Última Cena, la crucifixión y los Apóstoles.

El monasterio de Eskigumus, también cavado en la roca (cerca de la ciudad de Nigde) es el único donde se puede ver un fresco de la Virgen María sonriente. El reciente descubrimiento del monasterio (en 1963) le permitió escapar del vandalismo al que fueron sometidas muchas iglesias y monasterios de Capadocia. La nave principal está decorada con pinturas bien conservadas que son uno de los mejores ejemplos del arte bizantino en toda la región.

OTROS LUGARES

En el centro triangular de Capadocia se encuentran los puntos más destacados como los museos al aire libre; Goreme, Zelve, los valles; Avcilar, Guvercinlik, Kizilçukur, Pasabag, Derbent, los pueblos; Uçhisar, Çavusin, Mustafapasa, la posada Sarihan y muchos más.

Las actividades turísticas de la zona son volar en un globo aerostático, senderismo y montaña, por la noche ir a las salas de baile folclórico, montar a caballo etc.

En realidad, la región de Capadocia abarca partes de las provincias de Kayseri, Nigde, Aksaray y Nevsehir. Por lo tanto, aparte de los lugares que se menciona arriba, en la región extendida existen multitudes de iglesias con pinturas, valles, pueblos, ciudades subterráneas para descubrir. Por ejemplo los pueblos subterráneos; Derinkuyu, Kaymakli, Ozkonak, Mazi, Tatlarin, Saratli, los pueblos; Sinasos, Soganli, Ortahisar, Gulsehir, Hacibektas. El monasterio de Gumusler en Nigde.

El gran cañón de Ihlara y la posada de Agzikarahan que están a 60 Km. del centro de Capadocia.

IMPORTANTE

Capadocia tiene un clima de estepa, con una gran diferencia de temperaturas entre el día y la noche. La temperatura promedio es de 23ºC en verano y -2ºC en invierno. Es más fresco y seco que el resto de las áreas turísticas típicas del Mediterráneo y el Egeo. La mejor época para viajar es entre abril y mediados de junio o en septiembre-octubre.