Un recorrido por los fiordos noruegos por la ruta 55

La carretera 55, conocida como Turistveg Sognefjellsvegen, es un apasionante recorrido por los fiordos noruegos. Mucha gente se acerca hasta aquí, pero sólo los hombres de verdad son capaces de conducir por esta carretera y disfrutar, además, del impresionante paisaje que la naturaleza nos regala.

El viaje empieza en Lom y termina en Nara, después de recorrer las múltiples curvas que el recorrido tiene. Las grandes cimas de la cordillera de Jotunheimen, que sobrepasan los 2.000 metros de altura, nos acompañan en el inicio de nuestro recorrido. El Store Skagastolsind, con sus 2.403 metros de altitud, nos introduce de repente en el fiordo de Lustrafjorden, que en realidad es un brazo del fiordo Sognefjorden.

Es en Leikanger cuando el trayecto de la carretera ya discurre en paralelo siempre al curso de las aguas del fiordo Sognefjorden, que queda siempre a la izquierda. Entre curvas y más curvas, atravesamos pueblos de costumbres ancestrales que están a los pies de las cimas que protegen a este fiordo. Con sus 204 kilómetros de longitud, es el fiordo más largo del mundo.

Llegamos, por fin, al extremo noruego donde las tierras se pierden en el agua. Justo delante de nosotros tenemos ya las frías aguas del mar de Noruega. Detrás queda un apasionante mundo silvestre y bello, donde la naturaleza se vuelve dramática, donde se encuentran interesantes atracciones culturales y excitantes actividades.

Kilómetros: La extensión de esta ruta ronda los 300 kilómetros. Estamos en la zona central de los fiordos noruegos y durante la mitad de nuestro viaje, el curso de la carretera va en paralelo al del fiordo Sognefjorden. Un espectáculo único, donde no hay ni una sola recta.

Atractivos: Es una ruta especialmente indicada para los “amantes” del deporte. Son múltiples las ofertas: recorrer en barco el Sognefjorden, hacer trekking en el glaciar Nigardsbreen, pescar salmón en Norsk Villakssenter Laerdal. También cabe la posibilidad de dar paseos en bicicleta, equitación y kayak.

Tiempo: El tiempo depende de las paradas que se hagan para disfrutar de los atractivos del viaje. Pero no está mal emplear dos o tres días, durmiendo en los tradicionales alojamientos de la zona.
Highlights: No hay que perderse en esta ruta el Parque Nacional de Jostedalsbreen, donde está el glaciar más grande de tierra firme de Europa, con 487 kilómetros cuadrados. También se pueden contemplar las iglesias de madera medievales que hay durante todo el viaje, entre las que destaca Urnes Stavkyrkje, que es la iglesia más antigua del país, datada 1130. Las impresionantes cascadas de Vettisfossen en Ardal, con 275 metros, y Feigumfossen Luster, con 218 metros de caída libre, son un espectáculo impresionante.

Nuestra dirección: La cocina noruega sabe mejor en una verde ladera a los pies de los fiordos. “Urnes Gard”, en Urnes (Tlf: 00 47 5768 3944) es un sitio perfecto, con paz y tranquilidad, para saborear la gastronomía de la región.
Para dormir: Nuestro sitio perfecto para dormir en medio de las verdes montañas de los fiordos es “Turtagro Hotel”, en Fortun (Tlf: 00 47 5768 0800).

Nuestra compañía: Durante este viaje nuestra única compañía son las altísimas montañas del Parque Nacional de Jotunheimen y el glaciar Sognefjorden. El verde de las faldas de las montañas se mezcla con el blanco de las nieves de las cimas y el azul de las aguas del fiordo.

Problemas: Los hombres de verdad pueden tener la sensación de querer bañarse en las aguas del fiordo, pero hay que tener mucho cuidado ya que su profundidad de 1.308 metros aconseja la prudencia.