El país de los fiordos, los vikingos y los mitológicos trolls espera a los visitantes con los brazos abiertos. Noruega es el extremo septentrional de Europa, una zona de maravillas naturales, con encanto en verano e invierno: días completos de sol y espectaculares auroras boreales. Bellas ciudades, cumbres que superan los 2.000 metros de altitud y archipiélagos que bordean el Círculo Polar Ártico. Así es Noruega.

PASAPORTE
Para entrar: Se necesita el Documento Nacional de Identidad o el pasaporte.
Idioma: Noruego.
Moneda: La corona noruega. 1 Nok equivale a 0,14 euros.
Diferencia horaria: Tiene la misma hora que Madrid.
Para llamar: Para llamar desde España a Noruega hay que marcar el prefijo internacional 00 47 y los 8 dígitos que correspondan al teléfono.
Salud: No es necesaria ninguna vacuna.
Electricidad: El país funciona con corriente de 220 v.
Clima: Las temperaturas en verano son suaves, oscilando siempre alrededor de los 22 ºC, mientras que en los inviernos se alcanzan con facilidad a diario los
–10ºC que llegan a aumentar en las islas del norte.
Embajada: La embajada de Noruega en Madrid se encuentra en el Paseo de la Castellana, 31, 9ª planta; el número de teléfono es 91 3197303. Más información en la página web: www.visitnorway.com/foreign_offices/spain/

OSLO, LA CAPITAL

Hermosa, antigua y amigable, la capital de Noruega nos recibe con los brazos abiertos. Es una ciudad milenaria, cuyo nombre proviene de las palabras noruegas As y Lo, que significan Dios y campo. Fundada a mediados del siglo XI, Oslo no esconde las huellas de su pasado más remoto y bien merece una visita.

A Oslo hay que venir para disfrutar de la naturaleza y de los muchos monumentos que la adornan. Es una ciudad que ofrece excitantes atracciones y vivencias para el viajero moderno, aunque sólo sea el placer que supone contemplar sus colinas vestidas de bosques que todavía hoy coronan la ciudad y el fiordo. Sus habitantes están orgullosos de vivir en esta ciudad tan saludable y sana, aprovechando cualquier resquicio de luz solar para salir a la calle o meterse en alguna cafetería.

En el conocido casco histórico (Kvadraturen) sobresale la catedral, llamada Domkirke (entrada libre, todos los días de 10am a 4pm). Junto a ello, en el barrio de Damstredet encontramos detalles de la última parte del siglo XIX y principios del XX, con calles anchas, parques, jardines y casas pintadas con colores estrambóticos. Coronando el entorno, sobre una colina, aparece el Palacio Real (Det Kongelige Slott), donde se puede ver el cambio de Guardia a la una y media de la tarde; sus jardines (Slottsparken) están abiertos al público.

A la hora de dar una vuelta por sus museos, es imprescindible ver el de los Barcos Vikingos (abierto a diario de 11am a 4pm; entrada por 30 Nok), donde reposa la balsa de Thor Heyerdahl Kon Tiki. Otra buena opción también es el museo del pintor expresionista Eduard Munch (abierto de 10am a 6pm; 50 Nok), que guarda una impresionante colección pictórica, entre la que destaca la obra ‘El Grito’. Otros museos que también merecen una visita son la Nasjonalgalleriet (cierra los martes y tiene entrada libre), que tiene una gran colección pictórica, y Kunstindustrimuseet (cierra los lunes; 25 Nok).

Pero a Oslo hay que venir también para impregnarse de su naturaleza, para sentir que uno está “en el campo”. Es una ciudad que está entre islas y que se pueden recorrer perfectamente en verano. Gracias a la tarjeta “Oslo Pass” (válida para 24, 48 o 72 horas por, respectivamente, 165, 245 y 285 Nok), el viajero puede recorrer los alrededores de la capital noruega en transporte público e impregnarse de la “magia” natural de las cercanas islas de Hovedoya y Langoyene.

Otra propuesta interesante es recorrer en bicicleta los bosques que rodean a la ciudad, así como contemplar el lago Maridal y el río Aker. De nuevo en la ciudad, el principal parque de Oslo es Vigeland, que en realidad es un museo escultórico al aire libre, ya que aquí están las esculturas de Gustav Vigeland, un artista que integró más de 200 esculturas dedicadas al hombre con la naturaleza (la entrada al museo Vigeland cuesta 30 Nok).

La naturaleza está íntimamente ligada a la cultura vikinga en Oslo. Por eso, aún quedan restos de la cultura vikinga en el Historisk Museum (entrada libre, abierto de 11am a 3pm), en la Universidad, donde podemos apreciar cómo aquellos pobladores ya sentían la misma obsesión que los actuales noruegos: respetar el medio ambiente.

DE COMPRAS

Antes de dejar la ciudad, no olvides realizar alguna compra. Los típicos jerseys noruegos, con diseño tradicional de Dale of Norway, cuestan alrededor de 850 Nok en las tiendas más “chips” de las calles Stortingsgata o Karl Johans Gate, pero siempre se pueden encontrar algunas gangas en mercadillos callejeros. El salmón ahumado y las piezas de diseño son algunas otras compras que también se pueden realizar.

COMER

Son múltiples las opciones: Sult (tfno: 2287 0467), que también tiene un buen bar; Mauds (tfno: 2283 7228), comida tradicional noruega, destacando el pescado; Kaffistova (tfno: 2242 9974), recetas caseras de excepcional calidad y a precios asequibles.

DORMIR

En Oslo encontramos hoteles de todas las categorías. Si tienes posibilidades, se recomienda el alojamiento en Ambassadeur (2244 1835), un precioso edificio del siglo XIX con vistas al Palacio Real, donde la habitación cuesta entre 1200 y 1500 Nok. Más asequible es Rainbow Norrona (2242 6400), con magníficas perspectivas de la ciudad, pero con un precio de 500 Nok.

BERGEN, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Esta ciudad se enorgullece, como dice el tópico, de “tener los pies en el mar, la cabeza en las nubes y el corazón en Noruega”. Es una ciudad rebosante de contagioso entusiasmo, que se transmite natural y espontáneamente a todos los que la visitamos.

Bergen es una vieja ciudad con espíritu joven. Fue fundada en el año 1070 por el rey vikingo Olav Kyrre y llegó a ser capital del reino de Noruega durante los siglos XII y XIII. Para muchos es, sin duda, la ciudad más bella del país. Con menos de 250.000 habitantes, Bergen es una ciudad de tamaño asequible para recorrerla a pie. Su atractivo no sólo reside en su muelle de pescadores, el Bryggen, o en sus iglesias medievales, sino que es también puerta de entrada a los fiordos.

Lo primero que hay que hacer en Bergen es pasarse por la Oficina de Turismo (Vagsallmenningen, 1; tfno: 5555 2000; abierta de lunes a sábado), donde te ayudan a reservar alojamiento, te aconsejan rutas por la ciudad, venden billetes para excursiones por los fiordos y la tarjeta “Bergenskortet”, que proporciona entradas gratuitas a los museos y viajes gratis en autobús por la ciudad (precio, 24 horas por 165 Nok y 48 horas por 245 Nok).

Una buena opción es empezar el recorrido por Bergen en el Mercado de Pescado de Torget, en el muelle (abierto de lunes a sábado de 7 de la mañana a 3 de la tarde). Frente a él, están las casas de Bryggen, uno de los barrios medievales mejor conservados de Europa.

En Bryggen vivieron los comerciantes hanseáticos entre 1350 y 1764 y hoy está considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Hanseatisk Museum (abierto todos los días de 11am a 2pm; cuesta 35 Nok) conserva recuerdos de los comerciantes del siglo XVIII. Junto a ello, Bryggen también alberga pubs y cervecerías, exclusivos restaurantes y sofisticadas joyerías.

Pero Bergen no sólo es Bryggen. La ciudad también nos descubre bellas iglesias, destacando especialmente Mariakirken (abierta todos los días de 11am a 4pm; 10 Nok), que, con casi mil años de antigüedad, es el edificio más antiguo de la ciudad. También merece una visita la iglesia de madera de Fantoft (abierta a diario de 10.30am a 2pm; 30 Nok): fue construida en 1150 y aunque se quemó hasta los cimientos en 1992 ha sido reconstruida en su forma original.

DE MUSEO EN MUSEO

Bergen también tiene una interesante lista de museos. Alrededor del lago central, Lille Lungegardsvann, hay museos dedicados a la historia de la ciudad, a la navegación de los vikingos, a la pintura e, incluso, a la lepra. Merecen especial atención Bergen Kuntsmuseum (de 11am a 5pm; entrada, 35 Nok) que narra la historia de la ciudad desde la Edad de Hierro, y Norges Fiskerimuseum (de 10am a 6pm; entrada, 20 Nok), dedicado a los pescadores.

COMER

Para comer de buffet, la mejor apuesta es Enhjorningen (5532 7919), ubicado sobre una antigua casa de comerciantes del barrio de Bryggen.

DORMIR

Bergen no tiene hoteles especialmente caros, entre los que destaca el Bryggen Orion (5531 8080), ubicado frente al fuerte de Bergenhus (habitaciones desde 700 Nok). Más caro resulta el SAS Hotel Norge (5557 3000), el hotel donde se alojan los famosos; habitaciones por 1200 Nok.

TIERRA DE FIORDOS

Los fiordos han sido de siempre el sustento vital para los pueblos que se asentaron en este árido entorno montañoso. Es un apasionante mundo silvestre y bello, donde la naturaleza se vuelve dramática. El verde de las faldas de las montañas se mezcla con el blanco de las nieves de las cimas y el azul de las aguas del fiordo. Son cauces de comunicación naturales, fácilmente accesibles y navegables, que unen el interior con las frías aguas de la costa. La oferta en verano es muy generosa y la información en internet muy buena.

Evidentemente ruta más tópica nos lleva por el Sognefjorden, que presume de ser el fiordo más largo del mundo con más de 200 kms. de costa y la famosa Ruta 55, un bello recorrido por carretera a lo largo de 300 kilómetros. Un recorrido entre Lom y Nara, por las cimas de la cordillera de Jotunheimen.

Menos tópico y más sorprendente puede ser la zona de Romsdals. Una zona de Trolls para toda clase de visitantes. En coche, subir el Trollstigen, Escalera del Troll. Si nos gusta la escalada, tenemos la escarpada Trollveggen o la Pared del Troll. Los amantes de las actividades acuáticas tienen en el Fiordo Geiranger, lugar perfecto para alquilar un barco o recorrerlo en kayak con varias compañías en la zona. Valldal Naturopplevingar en Valldal (Tlf. 47 70 25 77 67) organizan excelentes rutas a diario.

En la parte meridional, hay que escaparse hasta Hordaland y realizar una de sus salidas en barco por el fiordo Hardarger, que es el mejor modo de ver todas las cascadas o intentar bucear para conocer los fondos de sus aguas. Incluso podemos animarnos y practicar rafting en la zona. Van der Tuuc. Tlf. 47 53 66 11 50. Hordatun Lofthus, es una compañía que organiza toda clase de actividades. Incluso ofrecen guías para proyectos muy personales…

Por último, todavía nos quedan algunas opciones más marineras. Rogaland es la provincia de la isla Karmoy y en ella podremos aprender toda clase de leyendas y tradiciones sobre los reyes vikingos. Los amantes de las casas de madera que ya conocen Bergen, deben hacer una visita a Skideneshavn. Poco turismo y un trato muy especial con los turistas que se acercan a la zona. Lysefjord Cruise and Pulpit Rock . Cruceros de un día 35 Euros por persona. Descuentos por familia.

COMER

Otro sitio, con un emplazamiento envidiable es el Hovdestoylen, Hovden i Setesdal. Tlf. 47 37 93 95 52. Famosos por barbacoas y con la posibilidad de alojamiento. 40 Euros.

DORMIR

Fleischer´s Hotel Evangervegen, 13. Voss. Tlf. 47 56 52 05 00. Un hotel del siglo XIX, dirigido por la familia que le da nombre. Excelente cocina junto al agua. Un hotel histórico y con precios razonables. www.fleischers.no. Desde 105 Euros.

Otra buena opción, casi colgando sobre el agua. Sagafjord Hotell. Sebo. Tlf. 47 70 04 02 60 www.sagafjordhotell.no. Excelente situación para excursiones. A 60 kms de Runde, famoso por sus acantilados y a 30 kms de Geiranderfjord. Precios desde 150 Euros. .

Uno de esos puntos de comunicación es la llamada Turistveg Sognefjellsvegen, o Carretera 55: un bello recorrido por los fiordos noruegos a lo largo de 300 kilómetros. El viaje empieza en Lom y termina en Nara, después de una sucesión interminable de curvas y más curvas entre las grandes cimas de la cordillera de Jotunheimen, que sobrepasan los 2.000 metros de altura.

El Store Skagastolsind, con sus 2.403 metros de altitud, es la puerta de entrada en el fiordo de Lustrafjorden, que en realidad es un brazo del fiordo Sognefjorden. Éste es el compañero de viaje; con sus 204 kilómetros de longitud, es el fiordo más largo del mundo. Poco a poco, van quedando atrás pueblos de costumbres ancestrales que están a los pies de las cimas que protegen a este fiordo.

La naturaleza también se convierte en aliada de los deportistas. En este fiordo cabe la posibilidad de hacer trekking en el glaciar Nigardsbreen y pescar salmón en Norsk Villakssenter Laerdal. Para aquellos que tengan la tentación de darse un chapuzón en Sognefjorden, deben saber que las aguas del fiordo tienen una profundidad de 1.308 metros, lo cual aconseja la prudencia.

El arte también tiene un hueco en medio de una naturaleza tan exuberante. La iglesia de St. Olav, en Balestrand (entrada libre), es un ejemplo de las construcciones de los emigrantes ingleses del siglo XIX. En contraste, también se pueden contemplar iglesias de madera medievales durante todo el viaje; entre todas, destaca Urnes Stavkyrkje, que es la iglesia más antigua del país, datando de 1130 (de junio a agosto hay visitas diarias guiadas; entrada: 40 Nok).

Para aquellos que quieran adentrarse más aún en los secretos de los fiordos, en Kaupanger se encuentra Sognefjord Batmuseum (abierto todos los días de 10am a 6pm; 30 Nok), que muestra todo lo relacionado con las embarcaciones que históricamente han recorrido las aguas del fiordo Sognefjorden. Hoy en día, también se pueden montar en ferries que unen poblaciones a ambas orillas del fiordo: un pasaje de Balestrand a Vangsnes cuesta 20 Nok por pasajero y 54 Nok por automóvil y conductor.

EL GLACIAR MÁS GRANDE

Desde los fiordos Lustrafjorden, Sognefjorden y Nordfjorden se tiene acceso al Parque Nacional de Jostedalsbreen, donde está el glaciar más grande de tierra firme de Europa, con 487 kilómetros cuadrados. De junio a septiembre hay paseos guiados por el glaciar de dos horas y media de duración a todo el día (los precios oscilan entre 90 Nok y 250 Nok).

COMER

La cocina noruega sabe mejor en una verde ladera a los pies de los fiordos. “Urnes Gard”, en Urnes (teléfono: 5768 3944) es un sitio perfecto, con paz y tranquilidad, para saborear la gastronomía de la región.

DORMIR

Un sitio perfecto para dormir en medio de las verdes montañas de los fiordos es “Turtagro Hotel”, en Fortun (teléfono: 5768 6116). El precio de las habitaciones oscila entre 900 Nok y 1200 Nok.

LAS ISLAS: LOFOTEN Y VESTERALEN

Los archipiélagos de las islas Lofoten y Vesteralen constituyen la última frontera. Bañadas por el Mar de Noruega, son la puerta de entrada al Círculo Polar Ártico, entre los paralelos 67 y 68. Son un paraíso perdido, que reúnen la mayor parte de los encantos de Noruega. La pesca de altura, el sol de medianoche, las auroras boreales, los espectaculares desfiladeros sobre el mar, los pescadores sencillos dedicados a la pesca del bacalao, las colonias de todo tipo de aves, el clima ártico atemperado por la corriente del Golfo… Todo esto puede encontrarse en estas islas situadas en los confines de Europa, pero a las que se puede viajar tanto en verano como en invierno.

Las islas Lofoten constituyen un mundo desconocido, lejano y de reducidas dimensiones. Tal es así que por carretera entre todas las islas sólo hay 168 kilómetros, articulados por un muro montañoso en medio del mar, paralelo al gigantesco fiordo de Vestfjord, en la costa noruega.

En medio de calas vírgenes y paisajes bucólicos, bajo un sol anaranjado, estas islas son célebres por la pesca del mejor bacalao del mundo, el svrei. Aquí es también donde comenzó a fabricarse el famoso aceite de hígado de bacalao. Entre las montañas de estas islas están siempre presentes los secaderos de bacalao, unas estructuras de madera con forma de escalera de las que penden las piezas, ya desolladas, de los pescados.

Pero en las Lofoten hay más cosas. En los pueblos, por decir algo, ya que en el conjunto del archipiélago apenas si viven 20.000 personas, encontramos también otros “highlights”. En Svolvaer, situada en la mayor de las islas Lofoten, Austvagoy, se pueden coger cruceros que recorren el fiordo Trollfjord en un apasionante viaje de tres horas (el pasaje cuesta 220 Nok). En Kavelvag está el Lofotmuseet (abierto todos los días de 9am a 6pm; 40 Nok), que narra la historia de las islas.

Por su parte, las islas Vesteralen también tienen sus atractivos. El mayor asentamiento humano se encuentra en Harstad, un recoleto lugar que destaca por Trondenes kirke, que fue durante muchos siglos la iglesia cristiana ubicada más al norte del mundo. Sus muros de piedra datan del siglo XIV y la entrada, en visita guiada, cuesta 20 Nok. En la península de Trondenes, donde se ubica Harstad, destaca el monumento a las tropas soviéticas que murieron en la Segunda Guerra Mundial.

Siguiendo la línea costera, se llega al antiguo puerto pesquero de Andenes, que hoy en día es famoso por los Safaris de Ballenas. Hay cuatro salidas cada día de cruceros para avistar a estos mamíferos (el ticket cuesta 625 Nok). También es recomendable realizar un crucero desde Andenes a la isla de Bleiksoya (250 Nok), habitada por multitud de pingüinos.

CABAÑAS “RORBUR”

El alojamiento más típico son las cabañas “rorbur”, que llevan construyéndose en las islas desde el siglo XII para servir como alojamiento a los pescadores durante la temporada de la pesca del bacalao. Antiguamente no eran más que unas construcciones rudimentarias sobre el mar, pero hoy muchas se han convertido en alojamiento para turistas, de todas las categorías. Especialmente recomendables son las rorbur de Justad Rorbuer de Stamsund (Postboks 110; teléfono: 7608 9334), y las de Johs H. Giaever, en Hinningsvaer (teléfono: 7607 4719), cálidas y muy acogedoras.

COMER

Jordbaerstova- The Strawberry House. Valldal Tlf. 47 70 25 76 58. Famoso por su buffet noruego y por ofrecer sus deliciosas fresas y las mejores tartas de la zona. Precios alrededor de los 20 Euros.
Lo mejor de la comida tradicional noruega se encuentra en los restaurantes de algunos hoteles, como es el caso de Rica Hotel (Svolvaer; teléfono: 7607 2222).

DORMIR

Para los que quieren algo clásico, en Stokmarknes, a cinco minutos del aeropuerto, se encuentra el hotel Hurtigrutens Huss Richar Withs Pals, con 42 habitaciones de madera (habitaciones desde 700 Nok). Otra opción está en Henningsvaer, el Bryggehotell (7607 4750; desde 900 Nok), que responde a un concepto arquitectónico que mezcla lo moderno y lo clásico.