Siria, escenario de civilizaciones

Siria es el país de las ruinas, está lleno de ellas, grandes murallas, castillos, templos tambaleándose por el paso del tiempo y fortalezas decadentes. Siria ha sido dominada por los imperios de Roma, Persia, Egipto y Babilonia, y cada uno de ellos ha dejado latente su huella arquitectónica en este país. Guarda verdaderas maravillas arquitectónicas en su interior, que esperan ser descubiertas. Damasco es la capital siria y se asienta en una llanura irrigada por el río Barada y sobre el oasis de Guta. La mayor concentración de tesoros arquitectónicos y puntos de mayor interés turísticos se concentran en la ciudad vieja. Palmyra que significa “ciudad de los árboles de dátil” fue la capital del reino nabateo bajo reinado de la reina Zenobia.

Por su excelente situación entre el Mediterráneo y el Eufrates fue centro de una activa ruta caravanera con Oriente. Es impresionante pasearse por la columnata que sobrepasa el kilómetro de recorrido. En la ciudad tranquila de Hama hay parques, jardines y huertas, es pintoresco visitar sus famosas norias que giran transportando las aguas del Orontes. En Apamea queda un impresionante legado de ruinas enmarcado por un paisaje desértico.Es muy interesante visitar la fortaleza del Crak de los Caballeros situada en la atalaya natural de una cordillera. En 1909 Lawrence de Arabia fijó su residencia en la torre del Homenaje.

Los expertos recomiendan visitar Damasco, Palmyra, Aleppo, San Simeon, Apamea, Serjillah, Hama, Crac de los Caballeros y Maalula.