La Enfermedad de los Escaparates es como se conoce popularmente a la Isquemia Crónica de Miembros Inferiores, cuyo principal síntoma es un dolor en las piernas que obliga al paciente a detenerse cada cierto tiempo y que en la actualidad afecta a un 8% de los Españoles mayores de 50 años
En cuanto a la necesidad de detenerse cada cierto tiempo al caminar, en las primeras fases, se produce tras andar grandes distancias. Pero con el tiempo aumentan las arterias obstruídas y progresivamente esas distancias se van acortando hasta que llega un momento en el que el paciente siente dolor incluso en reposo. A partir de ahí el enfermo puede desarrollar lesiones isquémicas en forma de gangrena que pueden llevar, en casos extremos, a aconsejar la amputación de la extremidad

LA ENFERMEDAD DE LOS ESCAPARATES

La Enfermedad de los Escaparates es como se conoce popularmente a la Isquemia Crónica de Miembros Inferiores, cuyo principal síntoma es un dolor en las piernas que obliga al paciente a detenerse cada cierto tiempo y que en la actualidad afecta a un 8% de los Españoles mayores de 50 años.
En cuanto a la necesidad de detenerse cada cierto tiempo al caminar, en las primeras fases, se produce tras andar grandes distancias. Pero con el tiempo aumentan las arterias obstruídas y progresivamente esas distancias se van acortando hasta que llega un momento en el que el paciente siente dolor incluso en reposo. A partir de ahí el enfermo puede desarrollar lesiones isquémicas en forma de gangrena que pueden llevar, en casos extremos, a aconsejar la amputación de la extremidad 

¿Qué es la enfermedad arterial periférica, EAP o enfermedad de los escaparates?
La Enfermedad arterial periférica, EAP es un problema relacionado con el flujo de sangre dentro de las arterias. Las arterias llevan sangre del corazón a los músculos y órganos del cuerpo. Cuando usted tiene lesiones en las arterias estas se angostan o se bloquean. La causa más común de que las arterias se angosten o se bloqueen es la acumulación de depósitos de grasa. Esto se llama aterosclerosis. La queja más común en las personas que tienen EAP es la claudicación. 

¿Qué es la claudicación?
La claudicación es un dolor en la pantorrilla o músculo del muslo que ocurre después de haber caminado una cierta distancia, como unos 150 metros. El dolor disminuye después de que usted descansa un poco. Cada vez que el dolor ocurre se toma la misma cantidad de tiempo para que el dolor desaparezca después de que usted pare de caminar. 

¿Cómo se relacionan la EAP y la claudicación?
La claudicación ocurre porque no está llegando sangre suficiente a uno de sus músculos. La EAP puede hacer que la arteria que normalmente suministra sangre al músculo se angoste de modo tal que menos sangre puede fluir a través de la arteria. Cuando usted está descansando, llega sangre al músculo para suplir las necesidades del mismo. Sin embargo, cuando usted camina el músculo que trabaja requiere más sangre. La arteria que se ha angostado puede no dejar que pase suficiente sangre a través de si misma. 

¿Quién tiene riesgo de que le dé EAP o claudicación?
Los factores de riesgo para la claudicación y la EAP incluyen la presión alta, diabetes, colesterol alto, fumar cigarrillos y la edad avanzada. La claudicación también les ocurre más a menudo a las personas que ya tienen aterosclerosis en otras arterias, tal como en las arterias del corazón o del cerebro. Las personas con claudicación pueden haber tenido un ataque al corazón o un derrame cerebral. Si usted nota dolor en sus piernas mientras camina pregúntele a su médico sobre claudicación y EAP. 

¿Cómo puede mi médico asegurarse de que tengo EAP o claudicación?
Su médico puede sospechar que sus arterias se han estrechado al escuchar el flujo de sangre que pasa a través de ellas con un estetoscopio. Luego, él o ella pueden hacerle algunas pruebas para ver si usted tiene EAP. Su médico también puede hacer pruebas para ver si las arterias en las otras partes de su cuerpo tienen aterosclerosis y así adelantarnos con la prevención.

Para evaluar si usted tiene claudicación, el médico le revisará el pulso en las arterias de sus piernas. Él o ella puede usar un estetoscopio para escuchar el sonido de su sangre fluyendo a través de sus arterias. Es posible que su médico escuche un sonido llamado un soplo ( por ejemplo “Bru-iiii”), que puede ser una señal de aviso de que existe un área angosta en su arteria. 

¿Qué otras pruebas puede que me hagan?
Su médico puede ordenar que se haga una prueba para evaluar el flujo de sangre en su pierna. La prueba que chequea el flujo de sangre en sus piernas tiene el nombre de Estudio Doppler. En esta prueba, le colocan un manguito (como el que le colocan alrededor del brazo para tomarle la presión arterial) alrededor del brazo y de la pierna en el mismo lado del cuerpo. Le colocarán cuatro bandas en total en la pierna—una en la parte alta del muslo, otra en la parte baja del muslo, una en la parte alta de la pantorrilla, y la otra en el tobillo—para medir la presión arterial desde la parte alta de su pierna hasta el tobillo. También le envolverán otra banda en la parte alta del brazo para medir la presión arterial de su brazo. La presión arterial en su brazo se comparará con la presión arterial en su pierna. Una disminución en la presión arterial de su pierna puede indicar que una arteria se ha angostado.
También le pueden practicar una arteriografía. Esto es una prueba de rayos-x de su arteria después de que un tinte es inyectado dentro de la misma. El estudio con tinte puede demostrar que la arteria se ha angostado, y proveer un “mapa” para el cirujano que va a hacer la cirugía. 

¿La EAP y la claudicación pueden tratarse?
Sí. La EAP y la claudicación con frecuencia se tratan con dieta y ejercicio y algunas veces con medicamento. Las personas con EAP o con claudicación no deben fumar. Es importante para estas personas diminuir sus niveles elevados de colesterol, de presión sanguínea y de azúcar.

Un programa de caminar es muy útil. Usted debería caminar por lo menos tres veces por semana durante 30 a 45 minutos cada vez. Camine hasta que el dolor sea demasiado incómodo para continuar. Pare y descanse hasta que el dolor desaparezca. Luego vuelva a comenzar a caminar. Si usted comienza un programa de ejercicio tal como caminar o subir escaleras, comience a hacer ejercicio despacio y aumente gradualmente la cantidad de tiempo que dura haciendo ejercicio. Puede que note una mejoría en sus síntomas en unos dos meses.

El medicamento puede ayudar a algunas personas con EAP y claudicación. Pentoxifilina  o cilostazol pueden ayudarle con su claudicación. Pregúntele a su médico si el medicamento es adecuado para usted.

Si sus arterias están muy bloqueadas es posible que usted necesite una angioplastia para destaparlas. Durante la angioplastia le introducen un tubo delgado dentro de la arteria que se conoce con el nombre de catéter. En la punta del catéter hay una bombita pequeña que está inflada. Esto ayuda a destapar la arteria. Luego la bombita se desinfla y se saca. Algunas veces pueden dejar dentro de la arteria un dispositivo (una endoprótesis vascular) que se conoce en inglés con el nombre de "stent". La endoprótesis ayuda a mantener la arteria destapada. La angioplastia es un procedimiento que hacen mientras usted está despierto.

Si el área de la arteria que se ha angostado es muy larga es posible que usted requiera cirugía. Para realizar la cirugía su médico le extraerá una vena de otro lugar del cuerpo. La vena será pegada por encima y por debajo de la arteria que se ha angostado. Esto permite que la sangre fluya alrededor del área angostada