Jueves 24 Julio 2014

Cáncer

DECALOGO EUROPEO PARA LA LUCHA CONTRA EL CANCER

En la lucha contra el cáncer, la prevención es, sin duda, el arma más eficaz. Esta es una tarea en la que se deben implicar no sólo los profesionales de la salud sino las instituciones sanitarias y los gobiernos.

Dr. D. Alfredo Moyano
Jefe de Servicios de Oncología del Hospital Ramón y Cajal
imprimir aumentar letra disminuir letra
PREVENCION DEL CANCER En la lucha contra el cáncer, la prevención es, sin duda, el arma más eficaz. Esta es una tarea en la que se deben implicar no sólo los profesionales de la salud sino las instituciones sanitarias y los gobiernos. La prevención frente al cáncer se contempla desde las siguientes vertientes:

Prevención primaria: Es aquella forma de actuación que consiste en evitar hábitos o agentes que producen cáncer, antes de que éste se desarrolle, por lo que lógicamente es la forma más eficaz de prevención.

Prevención secundaria: Supone el conjunto de actuaciones que conllevan al diagnóstico precoz de la enfermedad.

Existe otra intervención que consiste en la prevención de la aparición de segundos tumores en población de riesgo. Es una acción mixta entre la prevención primaria y secundaria, si bien, con la particularidad de que la población sobre la que se incide ya es conocida de riesgo de contraer la enfermedad.

EL CODIGO EUROPEO DE LA LUCHA CAONTRA EL CANCER

El cáncer representa un importante problema de salud pública en los países industrializados siendo la segunda causa de mortalidad. En una  reunión de la Comisión de Expertos de la Unión Europea con objeto de elaborar una serie de medidas de prevención en relación al diagnostico precoz, información pública, formación del personal sanitario e investigación. Fruto de estas reuniones es la propuesta de un Decálogo de lucha contra el cáncer, que de forma sencilla y didáctica informa sobre aquellos signos y situaciones sospechosas más habituales así como medidas preventivas que han de tomarse en cada situación al objeto de favorecer un diagnostico precoz del cáncer . El comité de cancerólogos de la comisión de la Unión Europea calcula que si estos «diez preceptos de la lucha contra el cáncer» fuesen respetados, se llegaría a una reducción significativa del número de fallecimientos por cáncer en la Unión Europea, que permitiría alcanzar una reducción de un 15% de canceres. 

LOS DIEZ PRECEPTOS   Algunos tipos de cáncer pueden evitarse, y para ello es básico que:

1. No fume y si fuma deje de fumar lo antes posible. No fume delante de otros.

2. Sea moderado en su consumo de bebidas alcohólicas

3. Evite la exposición excesiva al sol

4. Respete las instrucciones profesionales de seguridad durante la producción, manipulación o utilización de toda sustancia cancerígena. Su salud mejorará si sigue las dos normas siguientes (puntos 5 y 6) que, además, reducen el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer.

5. Coma frecuentemente frutas y verduras frescas y cereales de alto contenido en fibra

6. Evite el exceso de peso y limite el consumo de grasas.

Más tipos de cáncer podrían curarse si se detectaran antes


7. Consulte a su médico en caso de alguna forma de evolución anormal: cambio de aspecto de un lunar, un bulto o una cicatriz.

8. Consulte a su médico en caso de trastornos persistentes, como tos, ronquera, cambio en sus hábitos intestinales o pérdida de peso injustificada.

Específico para mujeres 9. Hágase un frotis vaginal, tal como lo establezca su médico especialista

10. Vigile sus senos regularmente, y si es posible hágase una mamografía a los intervalos regulares que su médico le recomiende.

Las seis primeras recomendaciones del Decálogo de Lucha contra el Cáncer, configuran la prevención primaria, siendo las cuatro últimas recomendaciones parte de la prevención secundaria o diagnóstico precoz. Con la prevención primaria lo que se trata de conseguir es que no se produzca la enfermedad, por lo que es muy importante conocer los factores de riesgo que pueden incidir en la aparición y posterior desarrollo de la misma. A continuación se analizarán los mencionados preceptos. 

PREVENCION PRIMARIA  1.No fume y si fuma deje de fumar lo antes posible. No fume delante de otros.

La prevención del tabaquismo es la actuación más importante que se puede realizar para la prevención del cáncer, y por añadidura de varias enfermedades asociadas al consumo de tabaco (por ej. las cardiovasculares). En la guerra contra el tabaquismo se combate en dos frentes principales, por un lado promover que los fumadores activos dejen el hábito y por otro evitar que los no fumadores se inicien en el consumo. Estas campañas de prevención son especialmente importantes entre los jóvenes. La prevención del tabaco requiere medidas políticas e institucionales por parte de los gobiernos de las naciones, que varían desde prestar apoyo a los fumadores que intentan abandonar el consumo, hasta medidas fiscales o prohibiciones publicitarias, pasando por campañas informativas principalmente entre los más jóvenes.

La prevención primaria realizada mediante campañas de información y formación, que se vienen desarrollando a lo largo de los últimos años, ha tenido sus primeros resultados, detectándose una disminución significativa del hábito de fumar en lugares públicos. En aquellos países en que la acción preventiva se viene ejerciendo desde hace más tiempo, los resultados son muy prometedores disminuyendo de forma significativa la mortalidad por cáncer como por ej., en el cáncer de pulmón. En cifras absolutas, el tabaquismo de las últimas décadas añade cerca de un millón y medio de muertes anuales en toda Europa y más de 300.000 en EE.UU. Se estima que 1 caso de cada 7 de cáncer es directamente atribuido al tabaco.

2. Sea moderado en su consumo de bebidas alcohólicas

El consumo de bebidas alcohólicas se asocia de manera casual al cáncer de laringe, orofaringe, esófago e hígado. No hay un claro mecanismo de acción establecido para tal efecto, sin embargo, se estima que puede existir un efecto añadido o complementario entre el alcohol y el tabaco, ya que una gran mayoría de fumadores son bebedores y viceversa.

3. Evite la exposición excesiva al sol

Todos los cánceres de piel, ya sean carcinomas basocelulares, espinocelulares o melanomas (ver capítulo de piel), están relacionados con exposiciones excesivas a los rayos solares. El cáncer de piel es el más común en el hombre, siendo diagnosticados 600.000 casos nuevos cada año de los que la mayoría son carcinomas basocelulares y espinocelulares que presentan, no obstante, un muy elevado índice de curación. Hay en torno a 32.000 casos nuevos al año en EE.UU y que corresponden a melanomas, siendo el tumor cuya incidencia ha aumentado con mayor rapidez en los últimos años y que presenta una alta tasa de curación cuando es diagnosticado en fases precoces. Ello demuestra una vez más la importancia en la adopción de medidas preventivas fáciles de realizar.   Medidas preeventivas en relación con el cancer de piel y la exposición al sol :

Salvaguardar la capa de ozono reduciendo la emisión de fluorocarbonados

Evitar exposiciones prolongadas al sol principalmente en las horas centrales del mediodía, de 10 a 14 horas. Emplear factores de alta protección (aspecto controvertido) para tomar el sol, sin que ello implique aumentar el tiempo de exposición.

Llevar prendas de vestir que protejan adecuadamente de los rayos solares, sombrero, gafas de sol, etc.

Estas medidas deben extremarse en los niños ya que tienen mayor facilidad para sufrir quemaduras. La exposición intermitente pero intensa al sol entre los 5 y 20 años y las quemaduras solares en la infancia son los factores de riesgo que mayor importancia parecen tener en la posterior aparición del melanoma, por lo que la importancia en la educación desde la infancia es decisiva.

4. Respete las instrucciones profesionales de seguridad durante la producción, manipulación o utilización de toda cancerígena.

Algunas de las medidas que se deben tomar en la prevención del cáncer de origen laboral son las siguientes:

Identificar aquellas sustancias posiblemente cancerígenas que se utilicen en los procesos y tareas industriales

Elaboración y posterior cumplimiento de una reglamentación adecuada

Informar a los trabajadores y sus representantes de la normativa existente al respecto y facilitar el derecho de los trabajadores a disponer de las adecuadas medidas de protección

Adecuación a los MACs (concentración máxima permisible de una sustancia en el medio ambiente) y tiempo de exposición a las mismas

Asegurar la vigilancia médica y control biológico de todos los trabajadores con riesgo de exposición

Por último, no se debe olvidar que aunque en los países industrializados existen legislación y normativas que regulan la manipulación y uso de sustancias y productos químicos en la industria, limitando e incluso prohibiendo su utilización, no sucede así en aquellos países menos desarrollados o en vías de desarrollo los cuales carecen de regulaciones al respecto y en los que es previsible un aumento de la incidencia de cánceres en los próximos años.

5. Coma frecuentemente frutas y verduras frescas y cereales de alto contenido en fibra Es importante comentar, aunque sea brevemente, el papel protector que algunos componentes de la dieta pueden ejercer frente a la aparición de cáncer. De igual forma que existen sustancias en la dieta que pueden favorecer la aparición y posterior desarrollo del cáncer, otras ejercen un efecto protector entre las cuales se cuentan las vitaminas en general, vitamina C y los precursores de la vitamina A (betacarotenos retinoides) y vitamina E. Actualmente se llevan a cabo diferentes estudios que pretenden evaluar el papel de estas sustancias en el campo de la quimioprevención entendiéndose como tal a la aportación de nutrientes u otras sustancias que pueden suprimir o revertir el proceso de producción del cáncer. A continuación se recogen algunas recomendaciones dietéticas para la prevención del cáncer:

Reducir el consumo de grasas al 30% de las calorías totales de la dieta

Aumentar el consumo de fibra de 20 gr. a 30 gr. al día, ya que los alimentos con alto contenido en fibra pueden ayudan a disminuir el riesgo de cáncer de colon (algo aún no demostrado).

Dieta variada que incluya gran variedad de frutas y verduras, ricas en vitaminas A y C, ya que facilita la disminución del riesgo de una amplia variedad de cánceres. Existe vitamina A en albaricoques, melocotones, espárragos y calabaza, de la misma forma que hay vitamina C en naranjas, pomelos, fresas tomates, kiwis, col y nueces.

Evitar el sobrepeso, ajustando el ejercicio a la ingesta

Reducir la toma de bebidas alcohólicas a la vez que disminuir el consumo de alimentos muy sazonados y/o ahumados.

Pero, ¿Qué alimentos son ricos en fibra y cuales son los beneficios esperados

Alimentos ricos en fibra

Cereales integrales

Trigo, arroz, centeno, cebada y mijo

Legumbres y leguminosas

Habas, guisantes, alubias, garbanzos y lentejas

Verduras

Coles de Bruselas, judías verdes, lombarda, guisantes, col y acelgas entre otras

Frutas

Manzanas, plátanos, sandías, y peras

Tubérculos y raíces

Patatas, zanahorias, nabos, remolacha, etc.

Beneficios esperados de la fibra

Puede contribuir a la prevención del cáncer de colon

Ayuda a proteger contra el cáncer de mama

Previene el estreñimiento y la aparición de divertículos (pequeñas dilataciones a modo de bolsas que aparecen en el intestino en caso de estreñimiento pertinaz).

Ayuda a mantener el peso

Equilibra la flora intestinal

Según los criterios generales expuestos es posible avanzar unas sugerencias dietéticas que de forma gráfica se muestran en la Fig. 1.

Un ejemplo de dieta mediterránea y con posible efecto anticanceroso

6. Evite el exceso de peso y limite el consumo de grasas

Es un hecho no demostrado y, la literatura médica no es concluyente al respecto, pero parece establecido que el exceso de peso puede influir negativamente en la salud en general, induciendo la producción de cáncer de mama, matriz, próstata, etc.

PREVENCION SECUNDARIA

Es la forma de diagnóstico precoz. La Educación Sanitaria se configura como el arma esencial que el ciudadano puede poner de su parte para identificar precozmente la enfermedad. Para tal fin se precisa poder llevar información a la población en general, de forma que se conozcan los factores y circunstancias que pueden favorecer la aparición de la enfermedad y sus síntomas o signos iniciales. Así se contemplan en los puntos 7 y 8 del Código Europeo.

7. Consulte a su médico en caso de alguna forma de evolución anormal: cambio de aspecto de un lunar, un bulto o una cicatriz.

8. Consulte a su médico en caso de trastornos persistentes, como tos, ronquera, cambio en sus hábitos intestinales o pérdida de peso injustificada.

La prevención secundaria aumenta las posibilidades de curación pero, por desgracia, no se dispone de técnicas de detección precoz eficaces para todos los tumores, si bien se conocen algunos signos o síntomas que podrían ser precoces de un cáncer sobre los que la población debe estar informada y ante cuya aparición se debe acudir a consultar al médico. Son signos de alarma de la posible existencia de cáncer:

Tos o ronquera pertinaces. La disfonía y/o afonía persistente es un síntoma muy común en el cáncer de laringe, así como la tos crónica es un síntoma de cáncer de pulmón.

Cambios en el hábito intestinal, es decir, alteraciones en el ritmo de las deposiciones. Esta sintomatología es frecuente que se asocie a tumores de colon y recto, apareciendo episodios de diarrea alternando con estreñimiento. Aún más si se acompaña de hemorragia, tal como se especifica a continuación. .

Sangrado anormal de cualquier localización, ya sea con la deposición, con la orina o con la expectoración.

Dificultad o dolor para deglutir alimentos o bebidas

Cambios en la forma y color de las verrugas o lunares. Un aumento brusco, repentino del tamaño de un lunar, que cambia de color, con presencia de sangrado, picor o ulceración, debe hacernos sospechar la existencia de un melanoma.

Existencia de bultos en las mamas o en cualquier situación

Ulceras o heridas que tardan en cicatrizar

Pérdida de peso injustificada

Detección precoz del cáncer. (Cribaje o «screening»)

9. Hágase un frotis vaginal, tal como lo establezca su médico especialista

10. Vigile sus senos regularmente, y si es posible hágase una mamografía a los intervalos regulares que su médico le recomiende.

El objetivo de las técnicas de detección precoz es diagnosticar el cáncer en fases muy precoces, es decir, cuando es asintomático y tiene un tratamiento que puede ser curativo. Como se ha comentado previamente, no se dispone de técnicas de detección precoz para todas la enfermedades tumorales, puesto que para que este tipo de técnica sea eficaz se deben cumplir los siguientes requisitos, a saber:

La enfermedad debe tener una fase presintomática para la cual exista un tratamiento potencialmente curativo o al menos que mejore considerablemente el pronóstico si se detecta precozmente.

La prueba que se emplee debe ser sencilla, segura, poco costosa, fiable y reproducible. Desgraciadamente, no se dispone de pruebas de detección precoz que cumplan estas características para todas las enfermedades tumorales.

Una vez que ha sido detectado un resultado positivo se debe disponer de una prueba y unos profesionales que confirmen el diagnóstico y controlen al paciente.

Actualmente sólo existen dos enfermedades para las que existe alguna técnica de detección precoz mediante técnicas de cribaje o screening establecidas:

Cáncer de cuello uterino

Cáncer de mama 

Cáncer de Cuello uterino

Para su detección precoz se requiere la realización regular de una citología que se emplea para detectar la presencia de células neoplásicas en las secreciones obtenidas del cuello uterino y la vagina, permitiendo detectar cambios celulares en lesiones premalignas o malignas y llegando a tener una exactitud del 95% en la detección del cáncer de cuello uterino. Como antes se dijo, debe realizarse a partir de los 18 años de edad o en la que se tengan las primeras relaciones sexuales, con periodicidad anual. Después de tres exploraciones anuales consecutivas normales, deberá realizarse con una menor frecuencia según criterio del médico. La adopción de estas medidas ha supuesto un marcado descenso en la incidencia del cáncer de cuello en los países industrializados desde el año 1930, sin embargo, en países en vías de desarrollo, donde no se realizan las medidas señaladas, su incidencia y mortalidad son muy altas.

Cáncer de mama El cáncer de mama reúne todas las condiciones para la realización de programas cribaje ya que:

Es una enfermedad con una prevalencia alta

Existe un grupo de riesgo bien definido por el rango de edad

La mamografía es una prueba que puede realizarse en la población asintomática permitiendo realizar un diagnóstico del tumor cuando todavía no tiene un tamaño suficiente que produzca sintomatología clínica

La mamografía permite reducir la morbimortalidad por cáncer de mama.

Se han propuesto la realización de tres vías encaminadas a poder realizar un diagnostico precoz de la enfermedad:

Autoexploración mamaria

Examen clínico profesional especializado

Mamografía

Otras formas de actuación en otros tumores no están descartadas, pero como no están claramente establecidas no se recogen en este apartado, comentándose en detalle en el apartado correspondiente.



Enviar a un amigo







Enviar

Imprimir

Temas relacionados

Logotipo Cope Liderdoctor GerHogar