Es un ritmo anormal del corazón, éstos pueden ser más rápidos (taquicardia) o más lentos (bradicardia), lo que puede provocar que el cuerpo no reciba suficiente sangre, debido a que el corazón no puede bombear la cantidad correcta con cada latido por los efectos de la arritmia sobre la frecuencia del corazón.

ARRITMIAS CARDIACAS

DEFINICION

Es un ritmo anormal del corazón, éstos pueden ser más rápidos (taquicardia) o más lentos (bradicardia), lo que puede provocar que el cuerpo no reciba suficiente sangre, debido a que el corazón no puede bombear la cantidad correcta con cada latido por los efectos de la arritmia sobre la frecuencia del corazón.
Casi todos hemos sentido alguna vez como late nuestro corazón con diferente ritmo, generalmente estos latidos son inofensivos, aunque sean consideradas arritmias. Estos pueden ser causados por algún factor que estimula al corazón, como el exceso de café, alcohol, stress, cafeína, supresores del apetito, medicamentos para la tos o gripa, etc.
Ocasionalmente no son causa de alarma, sin embargo, si son frecuentes y no son causadas por algún estimulante, es importante acudas a tu médico para buscar su causa.
Afortunadamente, existen tratamientos para corregirla. Algunos pueden ser con medicamentos y otros con procedimientos quirúrgicos.

Tipos de arritmias 

Taquicardia sinusal:
El impulso eléctrico se transmite desde las aurículas a los ventrículos por un haz anómalo sin pasar por el nódulo auriculoventricular, generando taquicardias severas que pueden poner en riesgo la vida del paciente
Extrasístoles supraventriculares:
Son latidos que se disparan antes de tiempo desde las aurículas, desde un lugar que no es el nodo sinusal. Pueden hacer que el corazón completo lata asincrónicamente sin esperar a que se llenen correctamente los ventrículos, disminuyendo la cantidad de sangre eyectada.
Fibrilación auricular:
Es cuando la aurícula se contrae fibra por fibra a frecuencias de hasta 600 latidos por minuto.
Se da en el hipertiroidismo, dilataciones de las aurículas (Ej: en la insuficiencia y estenosis mítrales), fiebre en los individuos predispuestos.
Esta arritmia puede pasar desapercibida si el ventrículo no responde a la misma frecuencia ya que esto no seria compatible con la vida.
Bloqueos auriculoventriculares:
El nodo auriculoventricular no deja pasar el impulso correctamente determinando la falta de contracción de los ventrículos o haciendo que latan muy despacio. En su causa pueden estar involucrados el infarto, fármacos, infecciones…
Extrasístoles ventriculares:
Son latidos anticipados que se generan desde algún punto de los ventrículos sin que la despolarización del nodo sinusal se haga presente.
En casos de extrasístoles aisladas, además de ser "normales", no se tratan pero si las extrasístoles siguen a un infarto pueden ser muy perjudiciales al desencadenar una fibrilación auricular.
Fibrilación ventricular:
Es una de las arritmias más temidas por su alta mortalidad.
Es el latido de los ventrículos en forma desorganizada causada por lo general por un infarto, drogas, desequilibrios de sales…
Muchas veces otras arritmias terminan en esta que, sin intervención medica, puede terminar en la muerte del paciente

TAQUICARDIA

Es el aumento de la frecuencia cardíaca por arriba de los 100 latidos por minuto en los adultos y en los mayores de seis años. A veces esa frecuencia auricular está bloqueada a nivel del nódulo auriculoventricular (taquicardia auricular con bloqueo, fibrilación auricular, aleteo) y la respuesta ventricular es menor. En los ritmos ectópicos, como la frecuencia propia del nódulo auriculoventricular es de 40 a 60 y la de los ritmos idioventriculares de 35 a 40 latidos por minuto, cuando aumenta (aunque no supere los 100 latidos por minuto) se habla de taquicardias de la unión auriculoventricular y ventricular lenta. La taquiarritmia supraventricular transitoria puede estar acompañada por dolor precordial, por isquemia o por colapso hemodinámico que requieren una rápida cardioversión eléctrica. Entre el 10 y el 15% de los pacientes con infarto en período de evolución sufre fibrilación auricular.

La bradiarritmia es una arritmia común en los pacientes que cursan con infarto de localización inferior. El bloqueo AV completo conlleva una mayor tasa de mortalidad durante la evolución de un infarto de miocardio.

El impulso cardíaco se origina en el nódulo sinoauricular (marcapasos cardíaco efectivo) y, a través de un sistema de fibras especializadas que constituyen sólo una pequeña parte de la masa muscular cardíaca, se desplaza por las aurículas, haciéndolo en primer lugar por la derecha. Ello es consecuencia de la ubicación de este nódulo: en la unión de la vena cava superior con la misma. En su marcha normal, el impulso se dirigirá al nódulo auriculoventricular y luego al haz de His que, con sus ramas derecha e izquierda, se distribuirá por el endocardio -por la red de Purkinje- sobre ambos ventrículos.

TAQUICARDIA SINUSAL

En la taquicardia sinusal la frecuencia cardíaca puede encontrarse entre 100 y 150 latidos por minuto y deberse a causas fisiológicas: emoción, ejercicio, embarazo, digestión; patológicas: fiebre, dolor, hipertiroidismo, anemia, enfermedad de Paget, fístulas arteriovenosas, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, shock, insuficiencia cardíaca, alcoholismo crónico, etc. (muchos de ellos, estados hiperquinéticos); o por drogas: adrenalina, isoproterenol, efedrina, alcohol, cafeína, atropina, nicotina, entre otras más.

TAQUICARDIA ANTIDROMICA

Otro tipo común la constituye la taquicardia antidrómica, donde el impulso atrial es conducido en dirección anterógrada a las vías accesorias que activan los ventrículos en forma excéntrica.

Taquicardia Supraventricular por reentrada

La taquicardia supraventricular por reentrada o recíproca obedece, en un 90 % de los casos, a un mecanismo de reentrada del estímulo, habitualmente en la zona de la unión del nódulo auriculoventricular con la aurícula. Constituye el tipo más frecuente de taquicardia supraventricular paroxística. Una extrasístole auricular penetra en el nódulo auriculoventricular y toma dos vías: una queda bloqueada por encontrar la región en su período refractario absoluto, la otra continúa y atraviesa lentamente el nódulo (alargamiento del PR), porque se halla en el período refractario relativo, activa los ventrículos y de allí vuelve a la aurícula. La taquicardia ectópica funcional y la taquicardia auriculoventricular funcional no paroxística afectan principalmente a los niños y pueden ocurrir sin alteración estructural del sistema de conducción cardíaco. Puede ser familiar.

Síndrome de Wolff-Parkinson-White

En el síndrome de Wolff-Parkinson-White el mecanismo de reentrada del estímulo se ve facilitado por la presencia de vinculaciones auriculoventriculares accesorias, como son el haz de Kent, que une las cavidades derechas y menos probablemente las izquierdas; las fibras de James que lo hacen entre las aurículas y el nódulo auriculoventricular; y las fibras de Mahaim que conectan el nódulo auriculoventricular o el haz de His con la zona posterior del tabique interventricular. Todas estas fibras explican la alta frecuencia de la taquicardia de estos pacientes. El estudio electrofisiológico puede revelar diversos tipos de conducción asociados al síndrome de Wolff-Parkinson-White.

BLOQUEOS

Consiste en el retardo o bloqueo de la conducción del estímulo de las aurículas a los ventrículos a través del nódulo auriculoventricular. Puede ser transitorio, intermitente o permanente. En su etiología hallamos factores que actúan sobre el tono vagal o en forma directa sobre el nódulo auriculoventricular; en este último caso lo pueden hacer las toxinas o las drogas o bien la lesión anatómica por alteración de la vasculatura. El tono vagal puede ser estimulado por los digitálicos o por la estimulación carotídea.

TIPOS DE BLOQUEOS

Se caracteriza por un retardo en la conducción de los impulsos: el intervalo P-R mide más de 0.20 seg y todas las ondas P son seguidas de un complejo QRS, porque todos los estímulos auriculares alcanzan el ventrículo. Es la forma más frecuente de bloqueo auriculoventricular. Si el P-R es muy prolongado puede coincidir o anticiparse a la onda T del latido precedente, generándose una onda a cañón en el pulso venoso yugular. Este bloqueo fue, en una época, signo patognomónico de fiebre reumática en niños y adolescentes, hasta que se comprobó que algunos de ellos, normales, tenían un P-R de hasta 0,24 seg.

Bloqueo A-V de segundo grado

Algunos de los estímulos auriculares quedan detenidos a nivel del sistema de conducción auriculoventricular y, por lo tanto, está ausente el latido ventricular correspondiente. El bloqueo 3:2 indica que de tres estímulos auriculares llegan dos efectivos al ventrículo; el 4:1 que de cuatro, solamente uno es eficaz. Se consideran dos tipos: El tipo I de Wenckebach o Mobitz I que muestra un progresivo retardo de la conducción auriculoventricular, hasta que un estímulo auricular queda bloqueado. En el electrocardiograma se observa que el intervalo P-R se va alargando progresivamente hasta que una onda P -por falla completa- no va seguida del complejo QRS. En el próximo latido, recuperada la conducción A-V, el intervalo P-R será el más corto de la serie. El espacio que transcurre entre los dos latidos fallidos se denomina período de Wenckebach. El tipo II de Wenckebach o Mobitz II produce la ausencia intermitente de un latido ventricular pero sin un retardo progresivo de la conducción. En el electrocardiograma los intervalos P-R son constantes, normales o prolongados; solamente el que sigue a la pausa es más corto. Las distancias entre las ondas P son prácticamente iguales. El QRS es generalmente ancho porque el bloqueo tiene lugar en el haz de His, en una de sus ramas o en ambas, o en las fibras de Purkinje. El bloqueo más frecuente es el de 2:1, es decir, a dos ondas P -en el electrocardiograma- le sigue un complejo QRS.

Bloqueo A-V de tercer grado o completo

Ninguno de los impulsos auriculares llega al ventrículo, que sigue contrayéndose a expensas de marcapasos inferiores que, cuanto más bajo se encuentre, menor será la frecuencia cardíaca. Por su parte las aurículas -con su habitual ritmo sinusal- lo harán entre 70 y 80 latidos por minuto. El marcapaso ventricular, situado en el haz de His, en una de sus ramas o en la pared de Purkinje, se conoce como marcapaso idioventricular y el ritmo, a su vez, también como idioventricular. El ritmo ventricular se encontrará entre 30 y 50 latidos por minuto, aunque puede llegar, y aún superar, una frecuencia de 60 latidos por minuto. El electrocardiograma muestra la total independencia entre los ritmos auricular y ventricular. Las ondas P tienen un ritmo regular similar y la distancia entre ellas casi iguales. Los complejos QRS son regulares y de baja frecuencia. Obviamente, los intervalos P-R son totalmente desiguales y la presencia de una P seguida de un complejo QRS es completamente casual.

¿QUE CONSECUENCIAS PUEDEN TRAER Y QUE SINTOMAS TIENEN? 

Las arritmias pueden traer muchos tipos de síntomas y consecuencias según su origen y sus caracteristicas.
Muchas veces las arritmias son diagnosticadas en la realización de un electrocardiograma de rutina. Los síntomas más comunes son:
• Palpitaciones: Sensación de golpeteo en el pecho o el cuello.
• Síncopes: Pérdida fugaz del conocimiento sin secuelas posteriores
• Angina de pecho: Dolor en el pecho por la falta de oxígeno del corazón.
• Ansiedad
• Debilidad
• Fatiga
• Presión baja de la sangre
• Mareos

Las consecuencias pueden ser:
• Muerte: Por la inefectividad del corazón para bombear sangre.
• Embolias: Se pueden formar trombos en partes no activas del corazón y desprenderse afectando a otros órganos
• Infarto de miocardio: Por aumentar el consumo de oxígeno (algunas).
• Traumatismos: Como consecuencia de los síncopes
Las arritmias impiden la correcta expulsión de sangre por el corazón al hacer que este lata desorganizadamente o muy rápido.

¿COMO SE TRATAN?

El tratamiento difiere según la arritmia.
Si la arritmia existe hace mucho tiempo y no trae ninguna consecuencia, puede no tratarse o necesitar solamente medicamentos antiarrítmicos.(Causadas por enfermedades crónicas)
Si la arritmia es de inicio brusco (Ej: consecuencia de infarto, intoxicaciones, electricidad…) puede necesitar un tratamiento enérgico porque pueden poner en riesgo la vida del paciente. En estos casos se utilizan fármacos por vía endovenosa, choques eléctricos, masaje cardíaco….
Si la arritmia es asintomatica pero que entraña riesgo para el paciente a largo plazo, se decide internación y se prepara al paciente para cirugia o choques eléctricos programados.