Bajo el término de enfermedades cardiovasculares se engloban un conjunto de procesos que afectan al corazón y / o al sistema vascular: enfermedades coronarias, valvulares, miocárdicas, congénitas, cerebrovasculares y vasculares periféricas, entre otras. Es conocido el hecho de que las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de mortalidad en los países desarrollados. En España, por ejemplo, representan el 40% de la mortalidad total.

1.- ¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?

Bajo el término de enfermedades cardiovasculares se engloban un conjunto de procesos que afectan al corazón y / o al sistema vascular: enfermedades coronarias, valvulares, miocárdicas, congénitas, cerebrovasculares y vasculares periféricas, entre otras. Es conocido el hecho de que las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de mortalidad en los países desarrollados. En España, por ejemplo, representan el 40% de la mortalidad total.

2.- Dentro de las enfermedades cardiovasculares, ¿qué son las enfermedades coronarias?

Las arterias coronarias son unas estructuras tubulares que discurren sobre la superficie del corazón y aportan el oxígeno y los nutrientes necesarios al músculo cardíaco para que éste funcione normalmente.

Cuando una o varias arterias se estrechan o se ocluyen se compromete el riego sanguíneo a una parte del corazón y se produce una isquemia (falta de sangre a una zona del músculo cardíaco) y, como consecuencia, una hipoxia (falta de oxígeno en esa zona). La causa más frecuente de este estrechamiento u oclusión de las arterias coronarias es la arteriosclerosis o aterosclerosis , es decir, la formación de placas de ateroma en el interior de las mismas.

En estas placas, formadas por células, colesterol y calcio, entre otros, estrechan en mayor o menor grado la luz de las arterias. Cuando una de estas placas se fisura o se rompe, se forma un trombo que puede ocluirla totalmente y dejar sin riego a una zona del corazón, produciéndose la muerte de esa parte del músculo cardíaco (infarto de miocardio).

Cuando no hay oclusión completa de la arteria, sino una disminución del flujo y del aporte de oxígeno, la enfermedad coronaria puede manifestarse como angina de pecho, es decir, como dolor en el pecho transitorio y de menor duración que el infarto de miocardio. La angina depecho es, por tanto, un cuadro reversible donde, a diferencia del infarto, no se produce muerte celular en un territorio del corazón.

La angina de pecho puede desencadenarse con los esfuerzos, las emociones o la digestión de comidas, es decir, en situaciones en las que se produce un aumento en el trabajo cardíaco y las arterias coronarias enfermas no pueden aportar un incremento proporcional del aporte de sangre y oxígeno, desencadenándose una situación de hipoxia (falta de sangre y oxígeno). Esta situación se define como angina de pescho estable).

En ocasiones, la rotura de la placa de ateroma, con la consiguiente formación de un trombo, no ocluye la arteria totalmente, con lo cual disminuye el flujo, pero éste no se anula, creándose una situación de isquemia / hipoxia (falta de sangre y oxígeno) y no de infarto que se conoce como angina inestable.

En la fase aguda de infarto o en situaciones graves de isquemia pueden producirse arritmias ventriculares severas que dan lugar a un accidente coronario agudo (muerte súbita). Lamentablemente, una muerte súbita por un accidente coronario agudo puede ser la primera manifestación de la enfermedad coronaria sin síntomas previos de su existencia.

Después de un infarto de miocardio, y en elcaso de que éste haya sido muy extenso y la función contráctil del ventrículo izquierdo se haya deteriorado de forma importante, puede presentarse una situación de insuficiencia cardíaca en la que el corazón no puede expulsar la sangre necesaria para el resto del organismo funcione normalmente.

3.-¿A cuántas personas afectan en nuestro país las enfermedades coronarias?

En España se producen alrededor de 40.000 muertes anuales (104 hombres por 100.000 habitantes y 46 mujeres por 100.000 habitantes), lo que supone alrededor del 11% (12% en varones y 10% de mujeres) de todas las defunciones.

Del conjunto de las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades coronarias representan el 30% de las mismas y, dentro de ellas, el infarto agudo de miocardio es la causa más frecuente de muerte, con un 68%. Existe un claro predominio masculino de este tipo de enfermedades (57% hombres y 43% mujeres). La incidencia aumenta con la edad y a partir de los 35 años se duplica cada 5 años.

4.-¿Influyen las condiciones geográficas?

Sí. En España, las tasas más altas se observan en Canarias, Extremadura, Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana. Las tasas más bajas se sitúan en La Rioja, Castilla y León, Madrid y País Vasco.

Las camapañas de información en España sobre prevención han permitido una disminución de la incidencia de las enfermedades coronarias, aunque no han alcanzado el nivel deseado. Sin embargo, al haberse prolongado la expectativa de vida de la población se ha incrementado el número de personas que padecen estos procesos.

5.- ¿Es importante la prevención?

A pesar de que el desarrollo actual para tratar a los pacientes coronarios es enorme (fármacos potentes, intervencionismos sin cirugía o tratamientos quirúrgicos), cuanto mayor es el proceso en estos procedimientos terapéuticos más importancia damos los cardiólogos a las medidas de prevención mediante el control de los factores de riesgo.

6.- ¿Qué es un "factor de riesgo"?

Es una circunstancia o hábito derivado del modo de vida cuya presencia aumenta el riesgo de padecer otros procesos. Unos no pueden ser modificables, como los antecedentes familiares, pero otros sí lo son.

Factores de riesgo para padecer enfermedades coronarias

I. No controlables

* Edad (mujeres < 65 años, hombres > 55 años).

* Antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular.

II. Controlables o modificables: consumo de tabaco

* Factores modificables: colesterol total elevado; aumento del LDL.

* Disminución del HDL; triglicéridos elevados.

* Presión arterial elevada.

* Diabetes.

* Obesidad.

* Sedentarismo.

7.- ¿Qué es el colesterol?, ¿qué tipos hay?

El colesterol es una molécula grasa que circula en la sangre ligado a las lipoproteínas. Se conoce la existencia de dos clases de colesterol: el ligado a las lipoproteínas de alta densidad (HDL) y el ligado a las de baja densidad (LDL). El colesterol HDL elevado tiene un efecto beneficioso, ya que actúa de barredor del LDL de la sangre hacia el hígado para ser eliminado. Sin embargo, el LDL debe estar lo más bajo posible, ya que al oxidarse interviene en el desarrollo de la arteriosclerosis. El colesterol, por tanto, se relaciona con las enfermedades coronarias a través del desarrollo y progresión de la arteriosclerosis, ya que en este proceso interviene el LDL oxidado.

8.- ¿Existe relación causal entre las cifras elevadas de colesterol y las enfermedades coronarias?

La relación entre valores elevados de colesterol y las arteriosclerosis se demostró en 1930. Estudios epidemiológicos posteriores realizados a gran escala con miles de personas y seguimientos largos observaron una fuerte correlación entre el valor de colesterol y el desarrollo de la enfermedad coronaria. Se observó que el riesgo aumentaba de forma gradual a partir de los 180 mgrs/dl del colesterol total.

9.- ¿Qué síntomas provoca el colesterol alto?

El incremento en los valores de colesterol no produce síntomas ni signos físicos, por lo que su primera manifestación puede ser un proceso cardiovascular o una pancreatitis. Por ello, el diagnóstico debe hacerse mediante la realización de análisis de sangre y debe ser chequeado especialmente en personas con antecedentes familiares de enfermedad coronaria o enfermedad cerebro-vascular, o niveles altos de colesterol.

10.- ¿Por qué pueden aumentar las cifras de colesterol?

El aumento del nivel de colesterol puede producirse por factores dietéticos, especialmente si el consumo de grasas animales en la dieta es elevado, como aceite de coco, aceite de palma, mantequilla, embutidos, carne de cerdo o dulces. También incluye el consumo de alcohol, la obesidad y el sedentarismo. En otros casos, el origen es genético (hipercolesterolemia familiar, hipercolesterolemia poligénica).

11.- ¿Cuáles son los valores más adecuados?

Los valores óptimos de colesterol en sangre varían en cada persona. Si no existe enfermedad cardiovascular ni factores de riesgo, podrían considerarse niveles nomales hasta de 240 mg/dl para el colesterol total y 160 mg/dl para el LDL. Si existen dos o más factores de riesgo no deben superarse los 200 mg/dl de colesterol total y 130 mg/dl de LDL. Si existe enfermedad coronaria, el colesterol total debe ser inferior a 200 mg/dl y el LDL menor de 100 mg/dl.

12.- Cómo se trata el colesterol alto?

Cuando se observan niveles altos de colesterol debe iniciarse un control de los hábitos higiénicos-dietéticos y añadir fármacos o no según la valoración que en cada caso efectúe el médico correspondiente.

13.- ¿Qué otras grasas aumentan el riesgo de padecer una enfermedad coronaria?

Los niveles altos de triglicéridos en sangre también se considera un riesgo para padecer estos procesos.

14.- ¿Cómo se relaciona la hipertensión arterial con la enfermedad coronaria?

La hipertensión arterial se interrelaciona con la enfermedad coronaria a través de diferentes mecanismos. Por una parte, la hipertensión arterial favorece el desarrollo de la arteriosclerosis que, como se ha visto previamente, puede manifestarse como angina de pecho o infarto de miocardio.

Por otra parte, y como consecuencia de la hipertensión arterial, se produce hipertrofia del ventrículo izquierdo (aumento del grosor de las paredes del corazón) y otros cambios que pueden derivar en alteraciones de la estructura de las arterias coronarias a nivel de los troncos principales que discurren por la superficie del corazón o en sus ramificaciones (microcirculación coronaria).

Tanto la hipertensión arterial sistólica como la diastólica son factores de riesgo. Sin embargo, la hipertensión sistólica como la diastólica se relaciona en mayor medida con la enfermedad coronaria, con la enfermedad cerebrovascular y con mayor mortalidad total.

15.- ¿Cómo se puede controlar la tensión arterial?

El control de la tensión arterial deberá combinarse con la detección y control de otros factores de riesgo. Las personas con cifras tensionales ligeramente elevadas sin otros factores de riesgo deberán seguir medidas dietéticas, disminuir el consumo de alcohol, no tomar sal, perder peso o realizar ejercicio físco, entre otros, sin que probablemente sea necesario tomar medicación. En casos de hipertensión arterial de mayor nivel y con otros factores de riesgo, será necesario un tratamiento farmacológico adaptado por el médico a cada situación.

16.- ¿El tabaco aumenta la posibilidad de sufrir una enfermedad coronaria?

La relación entre tabaco y enfermedad coronaria se conoce desde 1940 en el trabajo de English. Esta relación fue confirmada posteriormente con amplios estudios epidemiológicos, quedando fijada además la relación entre dosis de tabaco e incremento de mortalidad: 10 cigarrillos al día suponen un incremento de mortalidad por enfermedad coronaria de un 18% en varones y de un 31% en mujeres.

17.- ¿Cuáles son sus efectos directos sobre el corazón?

Los efectos del tabaco sobre las arterias coronarias producen por acción directa, favoreciendo el desarrollo de la arteriosclerosis que ocluye las mismas. Cuando se presenta la enfermedad coronaria arteriosclerótica, el tabaco favorece también las complicaciones, que pueden derivar en un infarto de miocardio.

La combinación de tabaco y su combustión produce una serie de sustancias con efectos nocivos para el corazón y sus arterias coronarias: daño en la pared arterial coronaria, vasoconstricción y espasmo coronario, efecto oxidante que induce al desarrollo de la arteriosclerosis, efecto isquémico y de disminución del aporte de oxígeno al corazón, efecto trombótico, activación y agregación plaquetaria con mayor posibilidad de la formación de trombos intra coronarios, aumento de los niveles de fibrinógeno, incremento del ap resión arterial, incremento en el trabajo cardíaco, adhesión de células de la sangre en las paredes de las arterias coronarias, e incremento en los niveles de colesterol LDL y de los triglicéridos.

Todos estos factores intervienen, por tanto, en el desarrollo de la arteriosclerosis y de las complicaciones que pueden derivar en un infarto de miocardio.

18.- El fumador pasivo ¿también tiene riesgo?

Aunque no está totalmente demostrado, existen datos experimentales y algunos epidemiológicos que parecen apoyar el número de riesgo de enfermedad coronaria en los fumadores pasivos en un 25%, ya sea en el lugar de trabajo o en el hogar.
19.- ¿Y en el caso de la mujer fumadora?

El tabaco puede adelantar la edad de presentación de los procesos de la enfermedad coronaria en la mujer fumadora, especialmente cuando se combina con la ingestión de anticonceptivos.

20.- ¿Los diabéticos tienen más riesgo de padecer estas patologías?

Sí, la diabetes (aumento de los niveles de glucosa en sangre) es una enfermedad que afecta al sistema arterial y favorece el desarrollo de la arteriosclerosis.

La afectación de las arterias coronarias es frecuente y, por tanto, los enfermos diabéticos tienen mayor riesgo de padecer un proceso coronario. Las medidas preventivas deberán ir encaminadas hacia un control lo más estrecho posible de su diabetes, manteniendo los niveles de glucosa en sangre lo más próximos posible a los niveles normales.

Por otra parte, será necesario evitar todos los otros factores de riesgo, ya que cuando se asocian con la diabetes, las posibilidades de padecer una enfermedad coronaria aumentan enormemente. Por ello, los diabéticos deberán tener especial cuidado en el control de los factores de riesgo previamente comentados: colesterol, hipertensión, tabaco, ejercicio físico y obesidad, entre otros.

21.- ¿Cómo afecta el sedentarismo?

Las personas sedentarias que no efectúan habitualmente ejercicio físico tienen más posibilidades de presentar un proceso coronario. El ejercicio físico ha demostrado su efecto preventivo a través de diferentes mecanismos: control del peso, disminución de los niveles de colesterol total, incremento de los niveles de colesterol HDL (que tiene efectos preventivos, desarrollo de circulación coronaria o reducción de los niveles de presión arterial.

22.- ¿Y la obesidad?

La obesidad y el sedentarismo se asocian frecuentemente. Las personas con exceso de peso tienen mayor posibilidades de presentar enfermedades coronarias . También aquí es frecuente la interrelación con otros factores de riesgo, ya que los obesos pueden tener niveles más elevados de colesterol o de presión arterial

23.- ¿La cocaína puede producir angina de pecho, infarto de miocardio y muerte súbita?

Sí. La relación entre el consumo de cocaína y la presentación de un accidente coronario se debe a que esta droga puede producir incremento en el trabajo cardíaco y espasmo coronario, con la consiguiente disminución del flujo de sangre al músculo cardíaco.

Este aspecto es pco conocido por la población en general y, sin embargo, es relativamente frecuente que en gente joven se presente un accidente coronario, a veces mortal, por el consumo de cocaína.

24.- ¿La edad o la predisposición familiar son otros factores de riesgo?

La predisposición familiar o la edad son factores controlables. Sin embargo, la prevención y el control de los factroes de riesgo modificables tienen que ser mucho más estrictos con antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular, especialmente en personas muy mayores. El riesgo de padecer una enfermedad coronaria en una persona con estos antecedentes familiares, si además es fumadora, es mucho mayor que si se trata de un fumador sin antecedentes familiares.

25.- ¿Existen otros factores de riesgo?

Sí, existen otros factores que permanecen en discusión, como el estrés o la conducta hostil, tipo A. El problema es la difícil cuantificación de estos factores (generalmente mediante cuestionarios). El estrés tiene una repercusión muy variable, dependiendo del carácter de cada persona. Por ello, la valoración del riesgo de este factor es mucho menos segura.

26.- ¿En qué punto se encuentra la investigación?

Están en investigación otros factores de riesgo diferentes a los tradicionales, ya que estos últimos no explican en su totalidad los casos de enfermedad coronaria . Estos factores son: aumento de la homocisteína en sangre, depósitos elevados de hierro, bajo peso al nacer y al año de vida, aumento del fibrinógeno o aumento de la lipoproteína (A), entre otros. Pero aún no existen estudios definitivos al respecto que permitan en la actualidad asociar estos factores en el desarrollo de enfermedad coronaria.

PARA TENER EN CUENTA

1.- Dentro del conjunto de las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades coronarias ocupan un lugar importante o relevante, siendo la causa de un gran número de muertes o de procesos crónicos que puden limitar enormemente la calidad de vida, incluso en edades tempranas………..

2.- Pueden presentarse como angina de pecho, infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca o una muerte súbita. Un infarto de miocardio o una muerte súbita pueden presentarse sin sintomatología previa……………………..

3.- Estos procesos pueden prevenirse y, por tanto, se pueden evitar en gran medida. Para ello es necesario controlar los factores que sabemos que se relacionan con el desarrollo de estos procesos: colesterol, hipertensión arterial, tabaco, falta de ejercicio, obesidad, estrés, consumo de cocaína…….

4.- Cuanto mejores son los procedimientos terapéuticos disponibles para los enfermos que ya han presentado estos procesos, más importancia damos a la prevención…………………………………………………………………………………….