Aparte de las recomendaciones dirigidas a indivíduos de alto riesgo, que deben ser controladas por el médico en cada uno de los individuos detectados como portadores del mismo, existe una serie de recomendaciones que son útiles para toda la población. Las recomendaciones para la población general consisten fundamentalmente en estilos de vida, van dirigidas a la prevención de la arteriosclerosis, y son válidas para todo el mundo independientemente del nivel de riesgo individual.

RECOMENDACIONES PARA LA POBLACIÓN GENERAL

Aparte de las recomendaciones dirigidas a indivíduos de alto riesgo, que deben ser controladas por el médico en cada uno de los individuos detectados como portadores del mismo, existe una serie de recomendaciones que son útiles para toda la población. Las recomendaciones para la población general consisten fundamentalmente en estilos de vida, van dirigidas a la prevención de la arteriosclerosis, y son válidas para todo el mundo independientemente del nivel de riesgo individual.

Estas recomendaciones son las siguientes:

1. Dejar el tabaco o evitar iniciarse en el hábito de fumar

Se define como fumador a aquel que consume algún tipo de tabaco (cigarrillos, pipa, puros o tabaco no inhalado) durante por lo menos el último mes.

Los fumadores tienen un 70% más de probabilidad de padecer enfermedad coronaria que los no fumadores.

Se estima que el tabaco es el responsable del 30% de las muertes coronarias.

En general, el riesgo relacionado con el consumo de tabaco no inhalado (pipa o puro) es inferior al del consumo de cigarrillos, pero sigue siendo considerablemente superior al de los no fumadores.Se debe aconsejar a los fumadores que dejen de fumar. Los sujetos que no fumen, pero que se encuentran en riesgo de hacerlo (p. ej., adolescentes), deben ser asesorados sobre los riesgos que coníle-va y motivados a no consumir tabaco. A las embarazadas e individuos que convivan con no fumadores se les debe informar sobre los efectos nocivos del tabaco sobre la salud del feto y de los fumadores pasivos.

Es conveniente ayudar (respetando la opción individual) al fumador a dejar de fumar, a través de programas comunitarios de atención primaria sobre deshabituacion.

2. Evitar el sobrepeso

La cuantificación del sobrepeso u obesidad debe realizarse mediante el índice de masa corporal (IMC), que se calcula de la siguiente forma: MC = peso (kg)/talla2 (m).

Se considera sobrepeso un MC superior a 25 para varones y superior a 26 en mujeres.

Se considera como obesidad un ¡MC superior a 30. En el caso de existir sobrepeso u obesidad, éste debe ser controlado inicialmente a través de una dieta hipocalórica y ejercicio fisico, medidas que en el caso de la obesidad con frecuencia deben realizarse bajo control médico.

3. Reducción del consumo de alcohol

Se entiende como consumo alcohólico la ingesta de bebidas que contengan alcohol, independientemente de su graduación.

Las evidencias de que el consumo de alcohol a dosis bajas tengan algún efecto protector no son totalmente consistentes; no obstante, sí está claro el efecto negativo del consumo excesivo y continuado de alcohol.

No existe ninguna razón para recomendar el consumo moderado de alcohol, pero tampoco parece razonable prohibir ingestas de alcohol de hasta 30 g/dia (un vaso de 100 ml de vino contiene aproximadamente entre 8 y 10 g), a menos que existan otras razones para ello, como pueden ser determinadas enfermedades (como problemas hepáticos) o el tipo de actividad a realizar (como puede ser el hecho de conducir un vehículo).

4. Evitar el sedentarismo (realizar ejercicio físico aeróbico)

Se considera como no sedentaria (protectora) una actividad durante el trabajo que implique la realización de ejercicio fisico durante toda lajornada laboral. Si la actividad fisica durante el trabajo no es protectora, se recomienda ejercicio moderado, no agotador, durante el tiempo libre con sesíones de 20-30 minutos a días alternos, o bien caminar durante una hora diaria.

Cuando se pretenda iniciar un ejercicio que represente un esfuerzo más que moderado, y existan síntomas sugestivos de enfermedad o la edad sea superior a 40 años, es conveniente que se realice bajo supervisión médica.

5. Consumir una dieta saludable y equilibrada (dieta mediterránea)

Los objetivos de una dieta recomendable para toda la población son: a) que aporte suficientes calorías para atender las necesidades energéticas de los individuos sanos, pero que evite o corrija el sobrepeso; b) que tenga un efecto beneficioso sobre los lípidos plasmáticos (colesterol); e) que prevenga el desarrollo de la RTA; d) que aporte suficientes minerales, oligoelementos y vitaminas, y e) que sea de buen paladar y se adapte a los hábitos dietéticos de la población.

La tabla 6 del artículo "Dieta y enfermedades cardiovasculares. Recomendaciones de la Sociedad Española de Arteriosclerosis", de este mismo número de la Revista, incluye la lista de los principales alimentos, agrupándolos según su frecuencia de consumo deseable para conseguir estos objetivos

6. Conocer la historia familiar de enfermedad cardiovascular

Los antecedentes familiares de enfermedades cardiovasculares son considerados como un importante factor de riesgo. Por esta razón es importante ser consciente de si existen este tipo de antecedentes, ya que esto debe hacer intensificar las medidas preventivas personales.

7. Conocer la concentración del colesterol en sangre

Dentro de estas recomendaciones para la prevención de la arteriosclerosis se considera importante que todos los individuos de más de 20 años conozcan sus concentraciones plasmáticas de colesterol. No es necesario realizar un análisis de sangre con esta única finalidad, pero sí es conveniente aprovechar una ocasión en que por un chequeo o revisión de empresa se realice un análisis de sangre para incluir la determinación de colesterol.

Si la concentración de colesterol es inferior a 200 mg/dl, se considera que el riesgo es bajo y no hay que repetir la determinación hasta transcurridos 5 años. En el caso de que la concentración de colesterol sea superior a 200 mg/dl, hay que repetir la determinación añadiendo otros parámetros para valorar el riesgo individual y definir el tipo de intervención específica (si es necesaria alguna) más adecuada.

8. Conocer los niveles de tensión arterial

Es recomendable que toda persona mayor de 20 años conozca sus cifras de tensión arterial. Al igual que en el caso anterior, lo más adecuado es aprovechar cualquier chequeo médico o revisión de empresa para obtener este dato.

Resumen de algunos datos de los Programas de Rehabilitación Cardiaca

Los Programas de Rehabilitación Cardiaca pretenden mejorar la calidad de vida de los pacientes cardiópatas, disminuir las recaidas y aumentar la supervivencia.

Han sido propuestos por la Organización Mundial de la Salud, en los años sesenta, y están muy desarrollados en los paises avanzados. En el año 1996, existian 4500 grupos en Alemania dedicados a esta faceta terapeútica.

En España existen menos de 20 Centros, públicos y privados, en la actualidad. Incluyen a todos los cardiópatas, siendo mas frecuentes los que han padecido un Infarto del Miocardio, han sido intervenidos de corazón o han sido sometidos a Angioplastías ( con o sin Stents).

La edad avanzada no es un impedimento para sus realización. Los Programas de Rehabilitación Cardíaca comprenden actuaciones a nivel físico ( tabla de entrenamiento y ejercicios en bicicleta y cinta ), psicológico ( sesiones de relajación, terapia de grupo, tratamiento individualizado) y de control de factores de riesgo ( tabaquismo, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, etc), en los pacientes con Cardiopátia Coronaria.

Estas intervendiones están justificadas en base al deterioro físico, cardiológico y psicológico de los enfermos. Las actuaciones en los Centro de Rehabilitación suelen durar de dos a tres meses. Con estos Programas se ha logrado disminuir la mortalidad por enfermedad en un 25% y la mejoria en la calidad de vida es un logro habitual. 

JOSE MARIA MAROTO MONTERO 

* Unidad de Rehabilitación Cardíaca . Hospital Ramón y Cajal. Tfo. 91 336 86 91 
* Centro de Rehabilitación Cardíaca de San Sebastián de los Reyes ( privado y concertado) Tfno 916527451