Washington, (EFE).- La exposición al perclorato puede
producir el mal funcionamiento de la glándula tiroides de algunas
mujeres, según un estudio de los Centros para el Control y
Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

El perclorato está presente en el agua potable de más de 20
estados con numerosos programas espaciales e industria militar,
entre ellos California.
De acuerdo al análisis realizado por el Gobierno, las mujeres con
mayor concentración de perclorato en su orina tenían niveles menores
de hormonas tiroidales, que ayudan a controlar la energía, la
temperatura, el peso y el ánimo.
Para el estudio realizado en 2001 y 2002, los CDC analizaron a
2.299 hombres y mujeres mayores de 12 años, y centraron su atención
sobre las mujeres con bajos niveles de yodo en la orina.
La glándula tiroides usa el yodo para producir hormonas. EFE